Si tiene un muro a su disposición, puede aprovecharlo para cubrirlo con alguna especie de rosa enredadera. Son preciosas y darán gran vida y alegría hasta a la más triste de las paredes. Este tipo de rosas no necesita tanto sol. Los tallos más gruesos y leñosos crecen verticalmente, pero las ramas mas finas son muy flexibles y las puede acomodar como usted prefiera, dando formas a su gusto o creando arcos que cuando florecen son un verdadero espectáculo.

Para plantar una rosa enredadera, haz un hueco a aproximadamente 30 cm (12Ó) del soporte o de la pared o reja en la que quiera hacerla crecer. En el fondo del hueco vierta un extracto de unos 10 cm (4Ó) de tierra mezclada con abono orgánico, indispensable para que florezca abundantemente, y luego rellene el resto con más tierra. Amarre las ramas a los soportes donde va a ir aguantada. Riegue por lo menos dos veces a la semana. Muchas veces, a las rosas que están expuestas al sol les salen manchas blancas. Para eliminarlas, rocíelas con agua mezclada con un poquito de jabón de lavar.

Un último consejo: es preciso eliminar de los rosales las ramas con más de 7 hojas; las ramas sanas poseen normalmente 5. Las otras lo únicos que hacen son perjudicar la planta.

Proporcionado por Contexto Latino

SHARE

Más artículos de interes