El número de familias endeudadas ha aumentado significativamente. Según el Instituto de Bancarrota de los Estados Unidos, las declaraciones de bancarrota también se han incrementado, lo que afecta principalmente el historial de crédito de una persona.

 

 

Volver a tener un crédito sano es difícil, pero se puede lograr. Sólo hay que esforzarse, ser paciente y diligente para volver al camino financiero correcto. Los siguientes consejos le ayudarán a conseguirlo:

1. Pague sus cuentas en efectivo. Si acostumbra pagar sus cuentas con tarjeta de crédito, corre el riesgo de sobregirarse, lo cual puede ser perjudicial. El sobregiro no es necesariamente culpa de la persona, pero es más seguro pagar con un cheque o en efectivo cuando se trata de recuperar el crédito.

 

2. Ahorre. Haga lo posible por ahorrar algo de dinero cada semana. Intente abrir una cuenta de ahorros en un banco. Esto contribuye a la larga a obtener aprobación para una tarjeta de crédito sin garantía. Volver a controlar y ahorrar adecuadamente en un determinado período de tiempo es una forma idónea de recuperar un historial de crédito.

 

3. Pague a tiempo. Si quiere recuperar la confianza de los acreedores, demuestre que puede pagar puntualmente sus cuentas. De este modo estará adquiriendo y demostrando responsabilidad financiera, un factor necesario para reactivar su crédito.

 

4. Deje pasar un tiempo y pida un préstamo a plazos. Después de una bancarrota se necesita tiempo para recuperar el crédito pagando las cuentas puntualmente y no solicitando de inmediato una nueva tarjeta ni un préstamo. Lo ideal es esperar de seis a ocho meses para solicitar un préstamo a plazos, como el de un vehículo usado. Si se pagan puntualmente, los pagos a plazos benefician el historial de crédito, pues demuestran capacidad para controlar mensualmente el dinero, lo cual es con exactitud lo que los prestamistas potenciales quieren ver en un prestatario.

 

5. Vigile su reporte de crédito. Todo el que se haya declarado en bancarrota debe comprobar sus reportes de crédito tres o cuatro veces al año para garantizar que no haya discrepancias. Deben existir registros posteriores a la bancarrota en el reporte, y los mismos deben ser positivos para quienes hayan pagado puntualmente luego de la declaración de bancarrota. EC

Compartir

Más artículos de interes