Primero, hay que decidir en que momento del proceso de la recuperación quiere comprar. Existen tres opciones:

1. Pre-recuperación: Estas viviendas ya tienen una fecha para ser subastadas pero los dueños están tratando de venderla, ya que el valor de su deuda supera el valor de la propiedad. El comprador debe negociar tanto con el banco como con el dueño de la casa, lo que lleva a un largo y complicado proceso conocido como “Venta Corta”. La ventaja es que el comprador puede inspeccionar la propiedad antes de comprarla, que no es el caso cuando ya está en la subasta. Sin embargo, el precio que pagará será más alto que en otras fases del proceso.

2. Subasta del Sheriff: Aquí es donde encontrará los mejores precios y pagará mucho menos, pero el proceso está lleno de obstáculos. Por ejemplo, en la mayoría de los casos usted no puede siquiera entrar a la vivienda antes de haberla comprado, no tiene derecho a realizar ningún tipo de inspección sobre el estado de la propiedad, y podría estar incurriendo en altos gastos de reparación o remodelación. Quizás esta sea la fase que se deba dejar a los profesionales, inversionistas o contratistas.

3. Recuperación: En esta fase, el propietario ha perdido todo derecho sobre la vivienda a través de la subasta del Sheriff y nadie apostó por la casa, lo cual da derecho al banco a recuperarla bajo su nombre. Como comprador, quizás no obtenga el mejor precio por esta casa, pero tiene  la oportunidad de inspeccionarla antes de que cierre su compra. Además, la propiedad viene con un título limpio y usted no se llevará sorpresas en el futuro que podrían costarle mucho dinero. 

La manera mas rápida y eficaz de obtener una de estas propiedades es en la tercera fase, REO (recuperada por el banco). Por ultimo, las casas recuperadas por el banco califican para préstamos federales, caso contrario en las dos primeras fases.

Al estar comprando a una corporación el proceso es rápido y efectivo, por lo que es de suma importancia es que, al hacer una oferta en una propiedad del banco, usted tenga su préstamo listo. Recuerde, estar pre-calificado y pre-aprobado son situaciones muy diferentes. Si desea que su oferta sea considerada por el banco asegúrese de presentar una carta de pre-aprobación de su prestamista.

Compartir

Más artículos de interes