Aunque la inversión nunca es cosa segura, una de las más sólidas que se pueden hacer radica en los bienes raíces. Pero si la inversión en bienes raíces resultara tan fácil, todos seríamos millonarios. Debido a la costosa naturaleza de los bienes raíces, y la inseguridad que muchos sienten a la hora de decidirse a invertir, hay que considerar los aspectos siguientes antes de dar el paso.

—Busque el sitio idóneo. Siempre es importante recordar que la compra de una propiedad para invertir no es lo mismo que adquirir una vivienda para vivirla. Sin embargo, ambas operaciones tienen reglas similares. Una de ellas es el sitio donde está ubicada. Si bien el comprador potencial de una casa para vivirla busca privacidad, la cercanía a centros escolares y otros detalles, a la hora de comprar una propiedad como inversión es mejor buscar un área de tráfico intenso cercana a las rutas de transporte público. Mientras más tráfico, más posibilidad de que los inquilinos potenciales vean sus letreros de For Rent, mientas que la accesibilidad al transporte público incrementará la cantidad de inquilinos potenciales.

Además, no está de más decir que un sitio deseable es un candidato natural a atraer inquilinos. Las propiedades para alquilar ubicadas en barriadas populares se ocupan con mayor rapidez, y con frecuencia los dueños piden más por menos.

—Busque propiedades que necesiten poco mantenimiento. En estos tiempos, la práctica de remodelación para una venta rápida (flipping) es más popular que nunca antes. Sin embargo, todo el que comienza a invertir en bienes raíces debe evitar este método, así como las propiedades que requieran demasiado mantenimiento. La remodelación rápida de una vivienda exige un capital sustancial para convertirlo en ganancia, pues se necesitará de más mantenimiento antes de poder alquilarla o venderla. Si comienza a invertir en bienes raíces, es mejor una propiedad de bajo mantenimiento, lo cual dará como resultado ganancias más rápidas en comparación con otra propiedad que necesite reparaciones sustanciales.

—Infórmese acerca de la historia de inquilinato de la propiedad. Si va a comprar una propiedad con múltiples apartamentos, examine la historia de inquilinato de la misma. Si los inquilinos actuales no se atrasan en los pagos, esto facilitará su transición a dueño de la propiedad. Si los inquilinos pasados y actuales son morosos en el pago, es una señal que no sólo se aplica a su propiedad, sino a la barriada. Los barrios buenos no necesitan estar clamando por inquilinos, y por tanto, los dueños no tienen que lidiar con inquilinos morosos. Si la propiedad tiene historia de morosidad, esto podría ser indicación de una barriada donde la gente no quiere vivir, de ahí que los dueños estén obligados a aceptar inquilinos menos deseables que no pueden pagar puntualmente.

—Contacte a los funcionarios locales para informarse de los códigos y la zonificación. Con frecuencia, los dueños que han tenido en su poder una propiedad durante varios años ignoran detalles que los nuevos dueños no pueden pasar por alto, como problemas con los códigos de zonificación y prevención de incendios. Póngase en contacto con los funcionarios locales para informarse acerca de la propiedad antes de firmar el contrato de compra.

—Busque edificaciones nuevas. Particularmente en el caso de inversionistas primerizos, siempre es aconsejable buscar una edificación nueva. Si bien la determinación de la edad exacta es un proceso arbitrario, trate de buscar un edificio con menos de 30 años de haber sido construido. Los edificios más viejos necesitan más mantenimiento, y si es neófito en material de bienes raíces, probablemente no tenga conocimientos de mantenimiento, ni conozca a una persona calificada para que se encargue del mismo. Además, las edificaciones con más edad, aunque con frecuencia demuestran más “carácter”, son menos deseables para los inquilinos potenciales, y son a menudo más difíciles de llenar que los edificios más nuevos.

—Busque vendedores que no residan en el estado. Un componente importante en la compra de bienes raíces, ya sean para vivir como para inversión, es la negociación. Cuando compre una propiedad para invertir en ella, con frecuencia tiene las de ganar si se la compra a una persona que no reside en el estado donde está ubicada la propiedad. Esos propietarios prefieren una venta rápida, y menos dolores de cabeza, por lo que no enfatizan tanto en el mejor precio.

Compartir

Más artículos de interes