Las familias latinas y afroamericanas de California han tenido más ejecuciones hipotecarias que las familias blancas y no latinas del estado, según el nuevo informe del Centro para Préstamos Responsables (CRL por sus siglas inglés).

A causa de eso, esas comunidades representan más de la mitad de todas las ejecuciones hipotecarias del estado, con el 48 por ciento de hogares latinos y el 8 por ciento de hogares afroamericanos.

Esos prestatarios tenían más posibilidades de recibir un préstamo hipotecario de costo alto y sub-preferencial con términos que típicamente aumentaban la posibilidad de mora, comparado a los préstamos más seguros hechos a prestatarios blancos y no latinos en la misma situación. 

El informe, “Los Sueños aplazados: el impacto y las características de la crisis hipotecaria en California“, analiza más de 600.000 ejecuciones hipotecarias en el estado y revela que más de tres cuartos de todas esas ejecuciones fueron de hogares modestos y no de las “mega mansiones”.  Además, mientras que las ciudades grandes como Los Ángeles y Sacramento han tenido un número más grande de ejecuciones hipotecarias, las comunidades del Valle Central y del Inland Empire también han padecido el mismo problema.

“El NCLR ha sonado la alarma por los últimos dos años sobre el impacto devastador que las ejecuciones hipotecarias han tenido en las comunidades de color, pero este informe revela el nivel espeluznante de la concentración entre los propietarios latinos en California”, destacó Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de la Raza (NCLR, por sus siglas inglés).  “Los agentes deshonestos vendieron sus préstamos de costo alto, dirigieron a nuestras familias hacia los productos riesgosos diseñados para fracasar, y ahora los latinos y todo California están pagando el precio.” 

El informe también provee las siguientes recomendaciones para aliviar la situación actual:

• Requerir que las compañías de servicios hipotecarios completen la reexaminación de cada solicitud de modificación de préstamo, antes que empiecen la ejecución hipotecaria.
• Incorporar las reducciones de capital en los programas de modificación de préstamos, particularmente cuando el valor de la vivienda ha contribuido a la mora del préstamo.
• Dejar que las cortes de bancarrota puedan intervenir y modificar los préstamos hipotecarios.
• Aumentar los recursos disponibles y la capacidad de las agencias de asesoría y de ayuda legal.

Para leer el resumen ejecutivo del informe visite: www.responsiblelending.org

Más artículos de interes