El mejoramiento del frente de la vivienda antes de su venta se conoce como “incremento del atractivo exterior”. Los vendedores primerizos se sorprenderán al saber cómo algunos cambios exteriores pueden ofrecer más atracción a los compradores. Además, nunca está de más recurrir a varios “trucos” en el interior.

Poda de árboles, arbustos y plantas: No hay casi nada más desagradable en el exterior de una vivienda que una vegetación descuidada, lo cual da la impresión de que los dueños no están interesados en el mantenimiento de la propiedad, y además, de que en el interior de la misma pueden acechar otros problemas. Asegúrese de que los árboles, arbustos y plantas estén bien podados antes de la visita de cualquier comprador potencial.
 
Limpieza del patio: El patio es un área atractiva para muchos compradores, pues la mayoría desea un área al exterior para relajar y hacer un asado. Limpie cuidadosamente el patio y sustituya cualquier mueble deteriorado para resaltar lo valioso que puede resultar este espacio al aire libre.
 
Creación de un aroma agradable: Una vez que los propietarios entran a una vivienda, hay varios recursos que los vendedores pueden utilizar para hacer que la misma sea más atractiva. No es inusual que muchos agentes inmobiliarios aconsejen que se hornee pan u otro alimento con un olor agradable antes de mostrar la casa. Cierre las ventanas y el ventilador del horno al hacerlo, para elevar al máximo el aroma resultante, y permitir que se propague por toda la casa. En las áreas de la vivienda adonde no llega el olor de la cocina, pruebe con otros “trucos” pero no use el conocido potpourri, pues muchas personas son alérgicas al mismo, y hasta se verían imposibilitadas de seguir viendo la casa si el olor es demasiado predominante.
 
Use su chimenea: Si su vivienda tiene chimenea y la está vendiendo en meses de invierno, enciéndala antes de mostrar la casa. Muchos sueñan con tener una vivienda con chimenea funcional, por lo que debe convertirla en punto focal siempre que sea posible.
 
Creación de impresiones visuales: No hay que ser David Copperfield ni Harry Houdini para crear impresiones visuales para aparentar que su casa es más espaciosa de lo que resulta en realidad. Elimine cualquier mobiliario sobrante que no sea absolutamente necesario en los días que va a mostrar la casa. Además, es muy posible que algunas habitaciones les parezcan demasiado atiborradas a quienes no viven en ellas, y el desorden da la impresión de que el sitio es más pequeño. Saque de la casa el mobiliario extra, lo cual dará como resultado más espacio disponible.

Compartir

Más artículos de interes