Un nuevo número telefónico de ayuda ha sido implantado en Arizona para casos de asistencia ciudadana, no para emergencias

Como si del 9-1-1 para emergencias se tratase, los habitantes de toda Arizona, Yuma incluida, contarán con un nuevo número telefónico de referencia, el 2-1-1. Pero, ¿Qué es exactamente el 2-1-1?, digamos que es algo así como un número de ayuda en caso de necesidad, por decirlo suavemente.

Muchos pensarán que se trata de “caridad telefónica”. Y es que, de acuerdo con la descripción que ofreció John Andoh, Secretario de la Dirección de Información a la Comunidad, el 2-1-1 es el número a marcar en caso de que, eventualmente, no pueda pagar la renta o mantener las luces encendidas; Si necesita albergue o si simplemente no puede pagar la comida de sus hijos.

Aquí es donde entra la arbitrariedad y la picardía, cuando la eventualidad se convierte en constancia. Y es que pese al gran elevado número de llamadas recibidas el año pasado –cuando aún no estaba expandido el nuevo número– no se puede asegurar cuántas de ellas llegaron por una situación de real necesidad.

El 2-1-1 de Arizona se compromete, pese a todo, a ofrecer a la población ayuda relativa a bienes y servicios básicos para vivir. No solamente esto, sino que este número también conecta a gente con diferentes recursos; por ejemplo, si están buscando trabajo, seguros médicos o tienen otro tipo de inquietudes. Es algo así como un grupo de apoyo.

“Se trata de una organización que depende totalmente de subvenciones y donaciones”, declaró Andoh, quien añadió que “el presupuesto del pasado año fue de 600,000 dólares gracias a la colaboración del Departamento Económico de Seguridad de Arizona, el Condado de Maricopa, United Way o APS Foundation, además de otros eventos para captar fondos”.

A modo de curiosidad, el número está activo en 45 de los 50 estados y en Arizona, el pasado año, se recibieron la mayor parte de llamadas por motivos de alojamiento, problemas de hipotecas, utilidades o violencia doméstica. EC

Compartir

Más artículos de interes