Con el clima frío llega la temporada que muchos padres temen: los virus y la fiebre. Si su hijo ha caído víctima de una infección viral, no tiene caso darle antibióticos. Las infecciones virales no se curan con antibióticos y tanto los niños como los adultos normalmente se recuperan con solo esperar a que la enfermedad termine su evolución.

Muchas veces la espera hasta que la enfermedad siga su curso natural se hace eterna y los padres sufren al ver a los niños enfermos sin poder ofrecerles una cura inmediata. Pero usted puede aliviar los síntomas con remedios y cuidados caseros que además pueden significar mucho si se quieren evitar complicaciones.

Los resfriados de origen viral pueden tardar hasta dos semanas en curarse.  Mientras tanto, trate de mantener al paciente hidratado y ayúdelo a aliviar los síntomas o a desarrollar cuadros más peligrosos con estos sencillos consejos y otros que están disponibles a través de la página web de los Centros para el Control de Enfermedades (https://www.cdc.gov/spanish):

• Para aliviar la congestión nasal de los bebés y niños menores de 2 años, use una perilla succionadora. También puede aplicar una solución nasal salina en gotas y encender un vaporizador o un humidificador en su habitación.

• Los medicamentos que no requieren receta pueden aliviar síntomas como secreción nasal, congestión, fiebre, malestar y dolores. Tome acetaminofén, ibuprofeno o naproxeno para aliviar el dolor o bajar la fiebre, dosificados según la edad y peso del paciente. Lea cuidadosamente las indicaciones de uso y no dé medicamentos sin receta a niños menores de dos años.

• Para aliviar el dolor de garganta pruebe con trocitos de hielo, aerosol para garganta irritada o pastillas para la garganta (no se recomienda para niños pequeños).

• Ponga una compresa tibia sobre la nariz y la frente para aliviar la presión sinusal. Use un aerosol nasal descongestionante o una solución salina.

• El niño debe descansar mucho, provéale juegos tranquilos que le permitan estar en cama o en el sofá.

• Hágale infusiones, provea líquidos en abundancia y comidas reconfortantes como papillas o el tradicional caldo de pollo sin grasa.

Riesgos
– Recuerde que el uso excesivo o inadecuado de los medicamentos sin receta para la tos y resfriados en bebés y niños pequeños, puede causar efectos secundarios graves y potencialmente mortales.

– Pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo para saber la dosis adecuada a la edad y el tamaño del niño. No le dé aspirina a sus hijos porque puede causar el síndrome de Reye, una enfermedad de rara aparición pero muy grave que daña el hígado y el cerebro.

Precauciones
– Monitoree constantemente los síntomas y no deje que la fiebre suba a más de 101.5° F (38.5° C), ni que el niño se deshidrate.

– Mantenga los medicamentos en los envases o recipientes originales, con la tapa bien cerrada, guardados a una altura que esté fuera del alcance de los niños.

– Evite darle a sus hijos más de un tipo de medicamento para la tos y resfriados a la vez. Aunque dos medicamentos tengan diferentes marcas puede ser que contengan el mismo ingrediente.

– Algunos medicamentos para tos y resfriados contienen más de un ingrediente activo. Siga las indicaciones con cuidado y consulte al farmaceuta para evitar riesgos de interacciones entre medicamentos.

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes