Además de sus propiedades nutricionales, los investigadores están buscando a los hongos como un aliado en la lucha contra el cáncer

Los hongos generalmente no llama la atención en el supermercado por su forma, su color o su aroma; más bien pasan desapercibidos la mayor parte del tiempo, pero no hay que subestimar a este producto alimenticio que, además de sabrosos, son muy benéficos para la salud.

A menudo llamados el superalimento en la sección de frutas y verduras, los hongos desempeñan un papel importante en la cocina y en la nutrición porque son una fuente de nutrientes poderosos, son bajos en calorías y sodio, y están libres de grasa, colesterol y gluten.

Cuando se trata del tema de la salud, los investigadores cada vez voltean más hacia los hongos. Son tantas sus virtudes que los están buscando para ayudar en la lucha contra el cáncer. Recientemente se descubrió que un polvo hecho de champiñones blancos reduce los niveles de antígeno prostático específico, o PSA, en pacientes con cáncer de próstata cuyos niveles de PSA habían aumentado. También se están realizando estudios para determinar si las propiedades dentro de los hongos podrían ofrecer una intervención dietética no farmacológica para ayudar a prevenir la recurrencia de los cánceres de mama dependientes de hormonas.

Una investigación en curso de la Universidad Estatal de Pennsylvania muestra que los hongos tienen la fuente única más alta conocida de los antioxidantes ergotioneina y glutatión en comparación con otros alimentos que no son hongos. Ambos antioxidantes están asociados con el antienvejecimiento, y cuando están presentes juntos, trabajan muy duro para proteger al cuerpo del estrés fisiológico que causa signos visibles de envejecimiento y también pueden ayudar a prevenir el Parkinson y el Alzheimer. Además, los estudios muestran que solo se necesitan unos pocos hongos para aumentar los niveles de ergotioneina y glutatión, aproximadamente cinco hongos por día.

Además, los investigadores de la Universidad Nacional de Singapur encontraron resultados similares y descubrieron que menos de una taza de champiñones cocidos dos veces por semana podría reducir las probabilidades de un deterioro cognitivo leve. Para más información, visite www.americanmushroom.org. EC

Con información de NAPS

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes