Cuando el virus de la Hepatitis B ataca levemente, la persona nunca sabrá que lo tiene y lo más probable es que en un período de seis meses se haya ido de su cuerpo. Por el contrario, cuando este virus infecta con fuerza, muchas personas lo lllevarán en su cuerpo por el resto de sus vidas, infectando a otras personas que estén a su alrededor. En algunos casos, el infectado presentará una enfermedad crónica de hígado.

Cuando alguien es portador del virus, con el transcurso del tiempo puede llegar a desarrollar cirrosis o cáncer en el hígado. Si una persona es portadora del virus sus probabilidades de padecer cáncer son hasta 300 veces más altas.

Cuídese de la hepatitis

Los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) calculan que cada año en Estados Unidos unas 240 mil personas se infectan con Hepatitis B, de allí que se estime que 1.25 millones de personas que habitan en este país estén crónicamente infectadas.

La Hepatitis B se propaga por medio del contacto con la sangre, el semen u otro líquido corporal de una persona infectada. Las personas pueden contraer la enfermedad si:

1. Tienen relaciones sexuales con una persona infectada y no se protegen con el condón/preservativo.
2. Comparten agujas para inyectarse drogas.
3. Se hacen tatuajes o una perforación en alguna parte del cuerpo con instrumentos sucios que fueron usados por otras personas.
4. Se pinchan con una aguja contaminada con sangre infectada.
5. Comparten el cepillo de dientes o la máquina de afeitar con una persona infectada.

Una mujer infectada también puede transmitirle la Hepatitis B a su bebé en el momento en que nace o a través de la leche materna.

Tipos de Hepatitis

Esta enfermedad tiene cinco variedades: A, B, C, D y E. Cada una tiene sus características propias. Algunas formas de hepatitis no tienen señales ni síntomas. Si hay síntomas, generalmente ocurren poco después de la infección y pueden incluir fiebre, cansancio, pérdida del apetito, náusea, urticaria, molestias estomacales, orina oscura, sensación alterada del gusto o del olfato e ictericia (piel y ojos amarillos). Por lo general los síntomas duran menos de dos meses, aunque en algunas personas duran seis meses.

Si sospecha que ha contraído la hepatitis o si está embarazada, pídale a su médico que le haga un examen del virus. Cuanto más temprano se le haga el diagnóstico, habrá menos probabilidades de que pueda contagiar a otras personas.

Para más información acerca de esta enfermedad visite www.liverfoundation.org, www.hepfi.org.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes