Sepa quiénes corren más riesgo de enfermarse con los alimentos en mal estado y cómo evitarlos

Redacción EC | 24 de junio de 2013

Comer un alimento en mal estado puede ser devastador. Todavía peor si usted está dentro de los grupos de riesgo o vulnerables, entonces una enfermedad transmitida por alimentos puede ser extremadamente peligrosa. Síntomas, como vómitos, diarrea y fiebre, se pueden intensificar y la enfermedad puede llegar a ser mortal.

Las personas con mayor riesgo son los muy niños (menores de 1 año), los adultos mayores, las personas con el sistema inmunológico débil (aquellos cuyos sistemas inmunológico son menos capaces de luchar contra las bacterias nocivas), y las mujeres embarazadas.

¿Qué hace que estas poblaciones tengan un mayor riesgo? En muchos casos, el problema tiene que ver con el sistema inmunológico, dice un especialista. El sistema inmunológico es el sistema natural de defensas del cuerpo contra la “invasión externa” por parte de los agentes patógenos (bacterias o virus que pueden causar enfermedades). En las personas sanas, un sistema inmunológico que funciona correctamente combate rápidamente a los agentes patógenos perjudiciales.

La clave para reducir el riesgo al que están expuestas estas poblaciones vulnerables es prevenir en primer lugar que ocurran enfermedades transmitidas por los alimentos, dice el microbiólogo Mickey Parish, Ph.D. de la FDA.

Siga los siguiente consejos:

• Evite comer proteínas animales crudas, que incluyen la leche sin pasteurizar (y los quesos elaborados con leche sin pasteurizar), huevos crudos o a media cocción, y pescado crudo y platos basados en carnes tales como el sushi o el  filete tártaro.

• Lave las frutas y los vegetales antes de comerlos, especialmente los alimentos con cáscara, tales como el melón y otros melones. Evite comer alfalfa cruda.

• Asegurase de que las mesas y otras superficies donde se preparan alimentos estén bien limpias.

• Evite los “hot dogs” y otros embutidos salvo que se los recaliente hasta hervirlos. Evite también las ensaladas preparadas con carnes, como la ensalada con pollo o mariscos.

• Mantenga el refrigerador a 40 grados Fahrenheit  o a una temperatura inferior, y el congelador  a 0 grados Fahrenheit  o a una temperatura inferior.

Si come afuera, destaca un experto, especialmente si está dentro de uno de los grupos de riesgo, pregunte qué ingredientes contiene un plato elaborado. ¿Contiene algún alimento crudo o sin cocinar? ¿El aderezo de la ensalada o la salsa están hechos con leche sin pasteurizar o con huevos? ¿Contiene proteínas animales crudas? EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes