Síntomas de la enfermedad

El Alzheimer empieza a manifestarse con dificultades para recordar palabras o encontrar caminos que usualmente le eran familiares. Poco tiempo después, se empieza a tener problemas manteniendo el control de las finanzas, siguiendo instrucciones en el trabajo y hasta haciendo sus compras. Cuando la enfermedad ha avanzado un poco más la persona no puede continuar trabajando y necesita supervisión diaria. No tiene idea del tiempo, ni puede vestirse por sí misma o ingerir sus alimentos. En la última etapa, el enfermo empieza a vagar a la deriva y su raciocinio falla por completo. Finalmente, al término de la enfermedad la persona empieza a ponerse rígida, se postra en cama y permanece callado.

A medida que la enfermedad avanza se producen cambios en el comportamiento, tales como inquietud, falta de sueño, delirios, alucinaciones y caminar de un lado a otro sin sentido. El humor sufre cambios. El carácter calmado cambia a enojado y pueden surgir pensamientos suspicaces o temerosos acerca de los que les rodea.

Mantenga su mente activa

1. Todos los días haga algo para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, la presión arterial alta, la diabetes y el derrame cerebral. Mantenga su peso, la presión arterial, el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites recomendados.
2. Aliméntese con menos grasa, ingiera comidas ricas en antioxidantes (fresas, espinacas).
3. Haga ejercicio. El ejercicio físico mantiene la circulación sanguínea y puede crear nuevas células cerebrales. Camine media hora diaria.
4. Mantenga su mente activa, lo ayudará a aumentar su vitalidad y crea importantes reservas de células mentales, así como conexiones intelectuales.
5. Mantenga una vida social activa, converse, trabaje como voluntario, tome clases de pintura, tejido, etc.
6. Protéjase de lesiones, póngase un casco cuando vaya en bicicleta o en vehículos similares.
7. Deje los malos hábitos. No fume, no tome alcohol en exceso ni consuma drogas ilegales.

Hasta la fecha no hay una cura para la enfermedad, aunque se continúa con la investigación para prevenir o detener su avance. En el mercado hay medicinas que pueden tratar los síntomas progresivos de la enfermedad, los cuales deben ser administrados bajo estricta supervisión médica por los efectos secundarios que puede ocasionar en quienes los usan. EC

Esta información no pretende sustituir los consejos que sólo un especialista le puede dar.
Información cortesía de Alzheimer Association https://www.alz.org

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes