Crear en sus hijos buenos hábitos de higiene bucal y dental no sólo hará que luzcan una sonrisa de anuncio sino que a la larga le ahorrará dinero y visitas indeseadas al dentista.  Ustedes, los padres, son el referente principal de sus hijos. Si ellos ven que ustedes se cepillan los dientes tres veces al día, tengan por seguro que ellos también lo harán.

Pero, ¿cuándo debe llevar a sus hijos al dentista? Según la Academia Americana de Odontología Infantil (American Academy of Pediatric Dentistry, por sus siglas en inglés) la primera visita al dentista debe hacerse cuando su hijo cumpla su primer año de vida.

El dato puede sorprender a muchos papás, pero estudios recientes muestran un incremento de caries en niños de edades comprendidas entre los dos y los tres años.  Según estos estudios, uno de cada cuatro niños en los Estados Unidos ha tenido al menos una caries antes de cumplir los cuatro años, y muchos niños ya tienen caries a los dos años de edad.

Busque a un buen dentista infantil

Aunque muchos dentistas reciben en la actualidad entrenamiento específico para atender a los más pequeños, también es cierto que algunos se sienten menos cómodos cuando sus pacientes son niños.

He aquí dos formas de averiguar si un dentista está especializado en niños:
• Llame a su oficina y pregunte a qué edad es recomendable llevar por primera vez a un niño a revisión. Si el dentista está especializado en niños, le responderá que lleve a su hijo cuando le salga el primer diente o cuando el niño cumpla su primer año.
• Pida referencias a su médico de familia, a familiares o amigos, o visite la página oficial de la Academia Americana de Odontología Infantil https://www.aapd.org/ y haga clic en “find a pediatric dentist”.

Expectativas

El propósito de esta primera cita es aprender sobre el cuidado dental que necesita su hijo y saber cómo prevenir problemas antes de que ocurran. Por ello es muy importante encontrar a un dentista en el que confíe y que su primera visita responda a todas sus preguntas y preocupaciones.

El dentista que haya elegido debería:

• Ser amable tanto con ustedes, los padres, como con los niños, incluso cuando estos empiezan a ponerse pesados.
• Centrarse en las necesidades específicas de su hijo.
• Dar consejos específicos acerca del cuidado dental y bucal de su hijo y enseñarle a ponerlos en práctica. También le aconsejará acerca de la higiene a seguir, los alimentos que  pueden provocar caries y el uso de determinados cepillos, pastas dentríficas y flúor.
• Decirle cómo ponerse en contacto con él en caso de un accidente o emergencia.
• Informarle de las etapas de desarrollo dental por las que va a pasar su hijo en los próximos meses.
• Explicarle los factores que pueden influir en la aparición de caries, tales como la alimentación, la higiene y los antecedentes familiares.

Es probable que su hijo se sienta incómodo o ansioso en ciertos momentos de la consulta, pero también es posible que usted se sorprenda al descubrir lo obediente que puede llegar a ser su hijo cuando le prestan la atención adecuada.

Información proporcionada por AETNA, www.aetna.com/espanol

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes