Sharon Faust, profesora asistente de odontología clínica, opina que debemos guiarnos por este viejo refrán: “Usted es lo que come”.

¡Cuidado con las golosinas!
Los almidones refinados que se adhieren a los dientes, como los que se encuentran en los dulces, las papas fritas y otras golosinas, pueden contribuir a las caries dentales y a enfermedades periodontales. Cuando los restos de comida se quedan en la boca por largos periodos de tiempo, las bacterias dañinas presentes en la boca tienen más tiempo para proliferar, produciendo ácido que afecta los dientes e infecta los tejidos orales.

“Si usted puede sentir el sabor de una golosina en la boca o la siente en los dientes mucho tiempo después de que la ha comido, cuidado; las bacterias habrán estado causando estragos todo ese tiempo. Es por ello que ciertas golosinas, como los Hot Cheetos, son muy dañinos para los niños”, dijo la especialista.

La salud de los niños
Estos problemas nutricionales pueden dejar huella tanto en la salud oral como en la general, especialmente en los niños que están en la etapa de crecimiento. Cuando estos niños no reciben suficiente calcio y otros nutrientes esenciales, la salud y fortaleza de los dientes que están por salir pueden ser gravemente afectadas; y estas deficiencias pueden resultar también en huesos más débiles y otras complicaciones. La especialista añadió que también se están llevando a cabo investigaciones sobre los efectos de la nutrición en el comportamiento de los niños, incluida la hiperactividad.

Alternativas ricas y saludables
“Cocinar sus propios alimentos es una gran forma de ahorrar dinero y asegurarse de que está comiendo sanamente”, dijo Faust. “Es muy barato comprar vegetales y otros ingredientes en el supermercado, cocinarlos en grandes cantidades y guardar lo que sobre para comerlos más tarde. Además, cocinar y comer en casa le ayudará a manejar mejor las porciones, a diferencia de cuando come en un restaurante”.

La especialista recomienda una dieta “colorida” con muchas frutas y verduras frescas y pocos alimentos procesados. Cuando lea las etiquetas de los productos, vea la lista de ingredientes; si ve que contienen aditivos y conservantes extraños en mayor número que los ingredientes normales, mejor busque otras opciones.

Enseñar a los niños acerca de la nutrición a una temprana edad es especialmente importante para asegurarnos de que sabrán elegir alimentos saludables conforme vayan creciendo. “Los niños necesitan aprender desde muy pequeños que comer alimentos procesados como dulces, frituras, refrescos y otras golosinas, se debe hacer sólo ocasionalmente y que no son parte de una dieta balanceada normal”.

¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes