Una de las razones es que nos trazamos objetivos muy altos, que nos exigen demasiado o que requieren de mucho tiempo. La Asociación Americana de Psicología recomienda que a la hora de escribir la lista de las metas para el próximo año nos tracemos objetivos que podamos mantener. No hay fórmulas mágicas para bajar de peso y no podremos comprar la mansión de nuestros sueños si no podemos pagar la cuota de nuestra casa. Hay que ser realistas.

Por ejemplo, si lo suyo es mejorar su estado físico, no se prometa que hará ejercicio tres horas diarias, losNew_Resolution siete días de la semana; comience de manera moderada, con media hora para entrenar su cuerpo  y sólo por tres días para empezar. En poco tiempo notará que ejercitar su cuerpo no es una obligación sino una forma de divertirse.

Establecer un objetivo a la vez le ayudará a tener una idea más clara de lo que busca. En el caso de las deudas, por ejemplo, haga una lista de lo que debe, escriba de dónde piensa recortar dinero para pagarlo y sea estricto, cúmplalo.

Hable con sus allegados sobre lo que se ha propuesto para el año que comienza. Expresar  sus metas a otros le ayudará a lograrlas y se sentirá apoyado.

Llevar un diario de las metas cumplidas y de los retos a superar es un ejercicio constructivo que lo ayudará a llegar a donde quiere. Si observa que falló en hacer un pago que había prometido, o que comió en exceso o fumó cuando se había jurado que no lo volvería a hacer, ¡haga borrón y cuenta nueva!

Siempre puede empezar de nuevo, no deje que los pequeños tropiezos dañen sus planes a futuro, manténgase firme aunque haya piedras en el camino. Usted será el primer beneficiado. ¡Animo! El año apenas comienza.

Información cortesía de La Columna Vertebral

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes