La obesidad afecta a niños y adultos

Las estadísticas sobre salud muestran que los adultos no son los únicos que necesitan tomar esas resoluciones de Año Nuevo. Los padres deberían tener un papel más activo animando a sus hijos a que se mantengan en forma. Si bien un estudio informa que el 66% de los adultos tenían sobrepeso o eran obesos , esos problemas ya no sólo pertenecen a los adultos. Un artículo publicado por la Clínica Mayo en 2006 señala que un tercio de los niños de este país, alrededor de 25 millones, padece de sobrepeso o corren riesgo de padecer sobrepeso. En las últimas dos décadas, esas cifras se han duplicado en niños de 6 a 11 años y triplicado entre los adolescentes. Dentro de la comunidad hispana, una ficha técnica del 2006 del National Council of La Raza indica que el 39,3% de los niños de ascendencia mexicana (el mayor grupo hispano en EE.UU.) de 6 a 11 años tiene sobrepeso, y que el 23,7% son obesos.

Formas de combatir los malos hábitos alimenticios

Una forma sencilla de mejorar nuestra nutrición es reemplazar en las comidas a las bebidas alcohólicas o las azucaradas, altas en calorías, por leche descremada o baja en grasa. Este paso fácil de realizar puede ayudar a reducir las calorías, fomentar la nutrición y deshacerse de algunas libras.

Para estar en forma, además de una buena nutrición, también resulta clave hacer ejercicio físico. El Centro para el Control de las Enfermedades (CDC) recomienda hacer de 30 a 60 minutos diarios de ejercicios. Otras sugerencias de los expertos son las siguientes:

• Comer juntos en familia a la mesa y no frente a la televisión.

• Procurar hacer actividades físicas agradables para toda la familia, como caminatas después de las comidas, etc.

• Evitar comer comida chatarra o procesada, las cuales suelen tener un alto contenido graso y de sodio; en su lugar, consumir frutas y vegetales frescos, proteínas magras, cereales integrales y leche descremada o baja en grasa.

• La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los niños tomen al menos tres a cuatro vasos de leche de ocho onzas, todos los días. La leche contiene calcio y otros nutrientes como las vitaminas D, A y B12, potasio y magnesio, excelentes para fortalecer huesos, dientes y músculos.

• El CDC sugiere que los adultos consuman entre 1,000 y 1,200 mg de calcio, que se igualan con tres a cuatro vasos de leche u otros productos lácteos por día para evitar diferentes enfermedades relacionadas con los huesos, como la osteoporosis. EC

Información proporcionada por Got Milk?

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes