Algunas personas pueden verse obligadas a soportar el frío extremo por diferentes razones, situaciones que los expone a problemas de salud que pueden ser peligrosos, como la hipotermia y la congelación.

La hipotermia es un problema de salud potencialmente grave. Ocurre cuando el calor del cuerpo se pierde más rápido de lo que puede ser reemplazado. Se puede perder la coordinación y tener dificultad para hablar. Una vez que la temperatura corporal cae a alrededor de 85 ° F la persona puede perder el conocimiento, y si llega a los 78 grados, hay peligro de muerte.

El tratamiento depende de la gravedad de la hipotermia. Para los casos leves basta con pasarse a un lugar cálido y mantenerse activo. Hay que quitarse la ropa mojada y reemplazarla con ropa seca o mantas, y cubrirse la cabeza.
Para ayudar a aumentar la temperatura corporal interna, hay que beber agua tibia azucarada (no caliente) y evitar bebidas con cafeína. Para casos más severos, hacer todo lo anterior y contactar de inmediato al número de emergencias médicas.

Se deben cubrir las extremidades por completo, colocar compresas calientes sobre cabeza, cuello, pecho e ingles. Los brazos y piernas deben calentarse al último. En casos de hipotermia severa, no aplique calor externo, se requiere tratamiento médico especializado.

Otro condición peligrosa es la congelación, la cual se produce cuando la piel realmente se congela y pierde agua. En casos seve-ros, la amputación de la zona congelada puede ser requerida. Por lo general, la congelación se produce normalmente cuando las temperaturas son de 30° F o menos.

Esta condición afecta típicamente a las extremidades, sobre todo los pies y las manos. La parte afectada del cuerpo se pone fría, se experimenta hormigueo, ardor o dolor seguido de entumecimiento.

No frotar la zona para que se caliente. Envuelva la zona en un paño suave, mueva a la persona a un lugar cálido y llame a la ambu-lancia. No deje sola a la víctima. Si la ayuda se retrasa, sumerja la parte afectada en agua tibia, no caliente. No vierta agua en la parte afectada si existe la posibilidad de que se vuelva a exponer al frío. El calentamiento y congelamiento sucesivo puede causar daños graves en los tejidos.
 
Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes