GRASA. La grasa protege las funciones del cuerpo y ayuda a absorber y a almacenar nutrientes esenciales. Por otro lado, cada gramo contiene más del doble de las calorías que contienen los carbohidratos o las proteínas, y además tiende a almacenarse fácilmente en el organismo. Hay dos tipos de grasas, las que son saludables, como las monoinsaturadas y las poliinsaturadas; y las que no son buenas para la salud, como las saturadas y las trans. Recomendación: Consuma de 40 a 70 g de grasas por día, ó 20 gramos por comida. Las fuentes de grasas más saludables incluyen, frutas secas, pescado, aguacate y aceites.

GRASAS SATURADAS. Este tipo de grasa se encuentre en los productos de origen animal (carnes, productos lácteos) y algunas frutas tropicales (coco). Las grasas saturadas pueden elevar el nivel de colesterol en la sangre y aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. El colesterol en los alimentos también puede aumentar el nivel de colesterol en la sangre. Recomendación: 20 g por día, ó 5 gramos por comida. Elija cortes magros de carne, leche baja en grasa y limite el consumo de la mantequilla y la crema agria.

GRASAS TRANS. Frecuentemente se encuentran en alimentos procesados como galletas, pasteles y alimentos fritos. Las grasas trans pueden tener un impacto negativo en la salud del corazón. Recomendación: Mantenga el consumo de grasas trans lo más bajo posible; de ser posible, coma alimentos frescos recién hechos en lugar de los que ya están procesados y envasados.

SODIO. Hay minerales, como el sodio, que se encuentran de forma natural en los alimentos y ayudan a mantener el balance saludable de fluidos en su cuerpo. Pero, el exceso de sodio puede aumentar el riesgo de padecer alta presión sanguínea y tener problemas cardiacos. Recomendación: Utilice hierbas para sazonar. Si come fuera de casa, muchos restaurantes pueden preparar comidas con menos sal cuando se les solicita.

CARBOHIDRATOS. Es la principal fuente de energía del cuerpo. Recomendación: Elija fuentes saludables como “granos”  integrales, verduras, frijoles, productos lácteos bajos en grasa o frutas frescas. Limite el consumo de harina refinada y azúcares como los que se hallan en dulces, refrescos y galletas.

FIBRA. Es importante para mantener la digestión saludable y puede también reducir los riesgos de problemas cardiacos. Recomendación: Elija alimentos altos en fibra, como frutas, vegetales, granos integrales y legumbres (frijoles y chícharos).

Información proporcionada por Healthy Eating, Active Communities: www.healthyeatingactivecommunities.org

¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes