Hipotermia y congelamiento

El metabolismo de los ancianos es mucho más lento, por lo que el cuerpo tiende a producir menos calor que el de una persona joven. Debido a ello, es difícil que determinen en qué momento la temperatura está muy baja. Esto puede ser peligroso porque si se encuentran a la intemperie sin el abrigo necesario pueden llegar a sufrir de hipotermia, que no es más que un estado en el que la temperatura del cuerpo baja a extremos que pueden llegar a ser mortales. Otro peligro de esta temporada de frío es el congelamiento, situación que que puede dañar la piel afectando incluso a los huesos. Usualmente, el congelamiento afecta la nariz, orejas, mejillas, barbilla, dedos de las manos y de los pies. Las personas con problemas cardíacos y circulatorios son más propensas a sufrir de congelamiento. Es por ello que se le ofrecen las siguientes recomendaciones:

  • Evite salir al aire libre cuando está muy frío afuera, especialmente si hay mucho viento. Trate de mantener la temperatura de su casa en 65°F.
  • Use de dos a tres capas ligeras de ropa apropiadas para el frío. Siempre use sombrero, guantes, abrigo, botas y una bufanda que cubra su nariz y boca, de forma que pueda proteger sus pulmones del aire frío.
  • Nunca se deje ropa puesta si está húmeda porque le produce más frío.
  • Busque un espacio caliente si empieza a tiritar. Ello es signo de que la temperatura de su cuerpo está bajando.
  • Esté atento a los signos de hipotermia: el cuerpo empieza a tiritar, la piel se torna pálida o cenizo; empieza a sentir cansancio, confusión, somnolencia, dificultad para caminar, respiración o ritmo cardíaco lento.
  • Envenenamiento por monóxido de carbono
  • Anualmente solicite a un especialista o un representante del departamento de bomberos que inspeccione su chimenea.
  • Instale un detector de humo y un detector de monóxido de carbono en áreas donde se encuentran la chimenea, los calentadores de keroseno y otros implementos donde queme carbón y/o madera. Mantenga las ventanas abiertas cuando cocine usando los tipos de combustible antes mencionados.
  • Asegúrese de que las cortinas y/o muebles propensos a quemarse con facilidad se encuentran por lo menos a tres pies de los lugares donde están los calentadores.
  • Nunca trate de calentar su hogar utilizando una hornilla de gas, una parrilla de carbón u otro tipo de aparatos que no han sido diseñados para ese fin.

Llame al 911 si piensa que usted u otra persona presenta signos de hipotermia.

Información cortesía de la Fundación para la Salud de los Ancianos de la Sociedad Americana de Geriatría

Anuncios de interés en Los Ángeles