El colesterol es una sustancia grasa que el cuerpo utiliza para proteger los nervios, formar tejidos celulares y producir ciertas hormonas. El hígado produce el colesterol que el cuerpo necesita pero este también nos llega a través de los alimentos que consumimos, como huevos, carne y productos lácteos.

Seguramente ha escuchado que los altos niveles de colesterol son un riesgo para su salud, eso es cierto, pero y ¿cuál colesterol? El malo.

Existen dos tipos de colesterol, lo que los diferencia es el tipo de lipoproteína que lo transporta – un compuesto formado por proteínas y lípidos; así, tenemos la Lipoproteína HDL, por las siglas en inglés de High Density Lipoprotein o Lipoproteína de Alta Densidad y la Lipoproteína LDL  o Lipoproteína de Baja Densidad,  Low Density Lipoprotein.

Pero para entendernos mejor y mas fácilmente hablamos del colesterol bueno y el malo. La Lipoproteína LDL corresponde al llamado colesterol “malo” y hace que el exceso de colesterol se acumule y se adhiera a las paredes arteriales, es decir al interior de nuestras venas.

Entonces cuando el médico habla de niveles de colesterol altos, se refiere a que los niveles de colesterol malo están por encima de lo normal, y ya sabemos que eso es un factor de riesgo para las enfermedades del corazón.

 

¿Qué hacer?
Pescado y vegetalesSi tus niveles de colesterol malo están altos, hay que hacer ciertos cambios. Es muy importante el consumo de fibra – al menos diez gramos al día – presente en ciruelas, granadillas, naranjas, guanábanas, vegetales de color verde y cereales, entre otros.

La palabra mágica si tienes el colesterol alto: ajo. Al menos medio diente de ajo al día puede – según los expertos – hacer milagros. Si te gusta la leche, prefiérela descremada y evita las grasas saturadas – salsas, comidas rápidas, fritos, alimentos de paquete – despídete del tocino y recuerda que el consumo máximo de grasas saturadas no debe superar el 10% de las calorías diarias totales. Evita también el exceso de alimentos de origen animal, sobre todo la carne roja, prefiere la carne de aves y pescados y enamórate de las almendras, el aguacate y el aceite de oliva.

Ahora bien, ¿que pasa si el problema es con el colesterol bueno? resulta que los niveles de colesterol bueno o HDL pueden estar demasiado bajos y eso no es conveniente.

Estudios epidemiológicos muestran que altas concentraciones de HDL – superiores a 60  miligramos por decilitro –  tienen una carácter protector contra las enfermedades cardiovasculares, como la cardiopatía isquémica o el infarto de miocardio y las bajas concentraciones de HDL – por debajo de 35 mg/dl – suponen un aumento del riesgo de estas enfermedades, especialmente para las mujeres.

Cereal, leche y fruta. Esenciales en la dieta diaria¿Qué hacer? De nuevo, el ajo debe ser tu mejor amigo y será muy bueno iniciar una cordial relación con la cebolla, el pescado azul, el aceite de oliva, las manzanas, las zanahorias y las legumbres. Claro, hay que dejar de fumar.

En Estados Unidos, cada 39 segundos, un adulto muere a causa de una enfermedad cardiovascular como un ataque cardiaco o un accidente cerebro vascular. Las enfermedades cardiovasculares cobran la vida de más de 800,000 adultos cada año y 150,000 de ellos tienen menos de 65 años. Cuidarse vale la pena.

 

Luisa Fernanda MonteroInformación cortesía de La Columna Vertebral, un servicio de la Red Hispana
https://twitter.com/LaRedHispana | https://www.facebook.com/LaRedHispana

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes