Para “comer bien” en el momento correcto:

Después de hacer ejercicio. Después de un buen entrenamiento, su cuerpo puede estar con poco combustible. El mejor momento para reabastecer el organismo es de 30 a 45 minutos después de terminar el ejercicio. Sus músculos hambrientos pedirán carbohidratos saludables: frutas, verduras o granos enteros, y una infusión de proteínas.

Al levantarse. No es necesario que coma inmediatamente después de despertarse, pero es importante comer por la mañana. La gente que no desayuna suele compensarlo en exceso con calorías durante las horas de la mañana o en el almuerzo, o puede depender de la cafeína o de alimentos azucarados para tener energía en las primeras horas del día. Un desayuno ligero: un tazón de avena con un poco de polvo de proteínas, seguido un par de horas después, de una fruta, un puñado de nueces de soja o una barrita de queso de hebra, son estupendas opciones. O pruebe un batido de proteínas con leche y frutas.

Cuidado con las grasas. Necesitamos pocas cantidades de grasa en la dieta, pero la mayoría de nosotros consumimos demasiada. Y algunas grasas – como las que están naturalmente presentes en el pescado, las nueces de árbol, las aceitunas y los aguacates- son más saludables que otras. Para controlar la ingesta de grasas saturadas y grasas trans que pueden elevar los
niveles de colesterol, lea las etiquetas. Las grasas saludables añaden sabor, así que agregue aguacate o nueces a su ensalada, o una pequeña cantidad de sabroso aceite de oliva a las verduras al vapor.

Antes de hacer ejercicio. Planifique su alimentación de acuerdo con la extensión y la intensidad de su actividad. Antes de hacer ejercicio necesita combustible, especialmente si va a hacerlo a primera hora de la mañana. Si no tiene mucho tiempo para comer antes, lo ideal son los alimentos de digestión fácil, como las malteadas, las sopas o el yogur. Si dispone de unas horas para hacer la digestión antes de empezar, coma una comida normal con muchos carbohidratos saludables: panes de granos enteros, arroz integral, pastas, frutas y verduras ; perfectos para mantenerse fuerte.

Cuando salga a comer fuera. Comemos más de la mitad de nuestras comidas fuera de casa, de modo que cenar fuera no es la ocasión especial que solía ser. Resista las tentaciones cuando está fuera. Si quiere reducir las calorías, comparta un platillo de entrada con un amigo y pida una ensalada más. O no coma los acompañamientos almidonados y duplique las verduras. Para poder controlar cuánto come, pida los aderezos y las salsas por separado.

Antes de ir de compras. Si sale de compras con el estómago vacío, será como un niño en una dulcería y todo le parecerá bueno. Antes de salir, tome una barra de proteínas, una fruta o un puñado de nueces, y evitará las tentaciones. Trate de planificar las comidas por anticipado, haga una lista y ajústese a ella.

Coma directamente del jardín. Las frutas y las verduras frescas son algunas de las comidas más saludables que existen, pero con frecuencia comemos las mismas todos los días. Para buscar nuevos alimentos o nuevas variedades para incorporar al menú, visite los mercados de granjas locales (farmers markets). Los alimentos locales y de temporada agregarán sabor a su menú, y tienden a ser mucho más frescos.

Por la noche. Mucha gente come la mayoría de sus calorías diarias durante las horas que van desde la cena hasta la hora de acostarse. Aquellos que comen ligeramente o se saltan comidas durante el día sólo para permitírselas por la noche, no le están dando a su cerebro y a sus músculos el combustible necesario para la actividad diaria. Divida sus comidas y refrigerios durante el día, y coma liviano por la noche. Si los refrigerios de después de la cena están acumulando libras, pruebe con budines en porciones o barras de frutas congeladas, o un puñado de nueces, o una taza de té. O, para desistir de comer, lávese los dientes justo después de cenar. EC

Información cortesía de PR Newswire

Para más temas de interés visite: www.elclasificado.com sección: Artículos
¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes