Luisa Fernanda Montero | 13 de abril de 2012

 

De unos días para acá, se escucha hablar de salmonela, por aquí y por allá. Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) alertaron sobre la presencia inusual de la bacteria y más de 93 personas en 19 estados se han visto afectados por esta enfermedad.

 

Hasta el momento, varias personas han sido hospitalizadas y según CDC, el brote avanza rápidamente, y como más vale prevenir que lamentar, es preferible tomar las medidas del caso para evitar que entre a nuestros hogares.

 

Pero la salmonela puede estar presente en gran variedad de alimentos; verduras, frutas, carnes y lácteos y una vez en el organismo puede generar una serie de condiciones y síntomas que van desde el dolor estomacal y la fiebre, hasta la diarrea crónica y la deshidratación.

 

Así que, una vez más, vale la pena recordar que lavar, procesar y cocinar los alimentos adecuadamente es fundamental.

 

Con los huevos, por ejemplo, los CDC recomiendan cuidados especiales porque la bacteria puede encontrarse tanto dentro como fuera de ellos, incluso cuando tienen un aspecto normal. Por eso, consumir huevos crudos o cocidos a medias es altamente riesgoso.

 

De acuerdo con las recomendaciones del CDC los huevos en su cáscara se conservan mejor en el refrigerador y son más seguros si se cocinan completamente y se consumen enseguida. Las claras y las yemas poco cocidas han sido asociadas a brotes de Salmonella Enteritides. Los huevos deben consumirse poco después de prepararse y no deben permanecer a temperatura ambiente por más de dos horas.

 

Mantenga los huevos en el refrigerador, deseche los huevos sucios o rotos, lávese las manos si ha estado en contacto con huevos crudos. Haga lo mismo con los utensilios de cocina y las superficies de preparación.

 

Uno de los recientes brotes de salmonelosis se debió al contacto con las tortugas pequeñas o su entorno. La Dra. Janell Routh, del CDC, dijo que “la mayoría de las personas infectadas con salmonela desarrollan diarrea, fiebre y calambres abdominales de 12 a 72 horas después de la infección”. ?La especialista recomienda que las personas deben lavarse las manos con agua tibia y jabón después de tocar cualquier reptil o anfibio y no permitir que los niños menores de cinco años manipulen estos animalitos. EC

 

Para más información visite www.cdc.gov

 

Información cortesía de La Columna Vertebral de La Red Hispana y el Departamento de Salud de Estados Unidos

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes