Una nutricionista destaca el impacto que una dieta basada en plantas puede tener en su salud y bienestar general

Seguir una dieta basada en plantas parece estar de moda, pero si apenas está explorando esta posibilidad hay ciertas recomendaciones que le pueden ayudar a dar el primer paso.

“Una dieta basada en plantas gira principalmente en torno a comer alimentos que no son de origen animal y proporciona una amplia gama de nutrientes que muchos expertos creen que es la clave para una buena salud. Las dietas a base de plantas reducen la inflamación, el eje de la mayoría de las enfermedades degenerativas que matan a los estadounidenses. Si se hace correctamente, una dieta a base de plantas es satisfactoria, energizante y una buena manera de perder libras de más. A menudo, las personas tienen miedo de comenzar porque asumen que dejarán de disfrutar la comida y sentirán hambre todo el tiempo. De hecho, los antojos desaparecen con una dieta de plantas y, con un poco de esfuerzo, la comida es increíblemente satisfactoria”, dice la Dra. Vikki Petersen, Nutricionista Clínica Certificada, Quiropráctica y Doctora en Medicina Funcional.

5 consejos para ayudarlo a comenzar con una dieta a base de plantas:

1. Empiece despacio. Comience con un día a la semana en el que evite los productos derivados de animales. Los «lunes sin carne» en realidad evolucionaron a partir de esta idea. Asegúrese de comer lo suficiente e incluir grasas saludables como nueces, semillas, aguacates y aceites saludables para que no se sienta “hambriento”. ¿Cree que un día entero es demasiado? Comience con una sola comida y continúe desde allí.

2. Identifique sus alimentos vegetales favoritos. Asegúrese de identificar algunos alimentos de origen vegetal que ya disfruta. Incluya las frutas, verduras, nueces, semillas, frijoles y legumbres que haya comido y que haya disfrutado. Luego, agregue los platos a base de animales que son sus favoritos a su lista, para que pueda comenzar a buscar alternativas a base de plantas. 

3. Planifique con anticipación. Planifique sus comidas con anticipación e infórmese sobre cómo es una comida con la cantidad adecuada de proteínas, grasas saludables y carbohidratos complejos. Si le gusta cocinar, este viaje es mucho más fácil para usted. Encuentre recursos en línea para obtener recetas vegetarianas e ideas para sustituir productos de origen vegetal en sus comidas.

4. Obtenga ayuda de fuentes externas. Si no le gusta cocinar, debe buscar restaurantes, supermercados o servicios de alimentos que lo ayuden. Hay servicios de alimentos a precios razonables que brindan instrucciones de cocción paso a paso o, mejor aún, comidas completamente preparadas para cada comida y refrigerio de su día. Es una elección personalizada que debe hacer, pero debe preparar sus opciones de alimentos para que la transición sea exitosa.

5. Apunte siempre a la alta calidad. Cuando coma un producto de origen animal, asegúrese de que sea de la más alta calidad. Carnes y lácteos orgánicos, criados en libertad, alimentados con pasto, salmón silvestre de Alaska, etc. Comer solo productos de origen animal de la más alta calidad proporcionará un mayor valor nutricional, y también serán menos inflamatorios porque no han sido alimentados con productos transgénicos, no han ingerido pesticidas o no han recibir antibióticos. Comer animales “limpios” se alineará bien con la nutrición que está recibiendo de su dieta basada en plantas y disfrutará de una mejor salud y vitalidad. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles