Mirar al sol, no importa qué pequeño se vea o cuánto tiempo lo mire, puede provocar daños temporales, y a veces permanentes, a la visión

La gente está muy emocionada respecto al próximo eclipse solar que ocurrirá este 21 de agosto y que se podrá ver, por primera vez desde 1979, en Estados Unidos.

En Los Ángeles este fenómeno solo será parcial y durará unos minutos, tiempo suficiente para causar daños a la vista si no se toman las debidas precauciones.

“Es peligroso mirar al sol a simple vista –o con gafas de sol convencionales, un teléfono inteligente, binoculares o un telescopio–”, dice el doctor Rajesh Rao, profesor asistente de oftalmología en el centro Kellogg Eye Center de la Universidad de Michigan. Mirar al sol, no importa qué pequeño se vea o cuánto tiempo lo mire, puede provocar daños temporales, y a veces permanentes, a la visión.

Las gafas de sol corrientes y lentes de cámara o telescopios no protegen sus ojos. Los espectadores deben utilizar gafas diseñadas especialmente para este tipo de eventos, que pueden bloquear los rayos nocivos del sol.

El especialista dice sólo se deben adquirir gafas con una designación “ISO 12312-2”, que indica que el producto ha cumplido con los estándares internacionales de seguridad. Descarte cualquier filtros solares estén dañados con superficies rayadas o orificios.

¿Por cuánto tiempo se deben utilizar estas gafas o filtros?

El momento de totalidad es el período en que la cara del sol está totalmente cubierta por la luna y el cielo es el más oscuro. El eclipse parcial es cuando la cara del sol está sólo parcialmente cubierta.

Sólo durante la totalidad o eclipse total –que dura menos de tres minutos– se pueden quitar las gafas especiales con filtros solares. “En el momento en que se convierte en un eclipse parcial de nuevo, hay que ponérselos de nuevo,” dice Rao. Para la mayoría de las personas, lo mejor sería mantener las gafas puestas.

¿Porqué hay que protegerse del sol?

Nuestros ojos están condicionados únicamente para manejar las condiciones típicas de la luz del día. Mirar directamente al sol sin filtros solares adecuados puede significar un problema rápidamente.

Las longitudes de onda de luz específicas dentro de los poderosos rayos solares pueden dañar las células de la retina que están en la fóvea, un pequeño hoyo en la retina central que facilita la visión de alta agudeza para la lectura, reconocimiento facial y conducción.

Ese daño puede causar un ‘agujero’ parcial en la retina u otros cambios en una condición llamada retinopatía solar. Dependiendo de la duración y la extensión de la exposición, los resultados pueden variar.

Tener visión borrosa o ver manchas podrían ser daños pasajeros. En otros casos, los daños podrían ser permanentes: la visión nunca más volvería a ser normal.

“Nuestro objetivo principal es que disfruten de esta oportunidad al tiempo que protegen sus ojos de una oportunidad sustancial de pérdida de visión o ceguera”, concluyó el experto. EC 

Con información de PR Newswire

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes