¡Prevéngala!

Es sencillo, adopte buenos hábitos alimenticios, de esa manera sus hijos lo aprenderán desde temprana edad:

Vuelva a sus raíces, es decir, ingiera más alimentos preparados en la casa.

Olvídese de la comida rápida que por lo general sólo aporta carbohidratos y grasas, mas no las vitaminas y minerales necesarios para el óptimo funcionamiento del organismo.

La poca disponibilidad de tiempo no debe ser la excusa: dedique un día de la semana a preparar alimentos variados para las comidas de toda la semana, refrigérelos, caliéntelos y disfrútelos con su familia.

Para las meriendas prepare ricas ensaladas de frutas y sírvalas con yogur o cottage cheese.

Evite el sedentarismo. Salga a caminar con sus hijos durante algunos minutos. Incítelos a participar en juegos al aire libre y súmese usted porque debe ser el ejemplo para sus hijos.

Disminuya la cantidad de frituras, el exceso de azúcar en los alimentos y la excesiva ingesta de sodas.

Promueva los jugos o aguas de frutas naturales, así como la leche descremada, el pan integral, las verduras, las hortalizas y las frutas.

Acostumbre a cada miembro de la familia a llevar su comida al colegio o a su lugar de trabajo.

No permita que se salten ninguna comida. Los expertos en nutrición aconsejan ingerir las tres comidas (desayuno, almuerzo y cena), así como dos meriendas. El problema no se encuentra en el número de veces que come sino en la calidad y cantidad de alimentos que ingiere.

Comer los alimentos preparados en la casa previene la obesidad o el sobrepeso, son fuentes de buena alimentación y proveen de las vitaminas necesarias para el organismo.

Si desea más información diríjase al 1(888) 328-3483(español/inglés) ó https://www.ca5aday.com

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes