Rinde 8 porciones

Ingredientes
• 16 cucharaditas de miel
• 2 hojas de *pasta filo, descongelada
• 2 tazas de queso ricotta parcialmente descremado
• 2 cucharaditas de extracto de vainilla
• 20 fresas cortadas en daditos

Modo de preparación

Extienda una hoja de pasta filo sobre una superficie ligeramente enharinada y estire hasta que quede de 1/16 pulgada de grosor. Corte la pasta en 8 cuadros iguales. Pase los cuadrados de pasta a una placa forrada con papel encerado. Pique ligeramente los cuadrados con un tenedor y pincele en forma uniforme usando 4 cucharaditas de miel. Deje en el refri-gerador durante 10 minutos. Repita el proceso con la segunda hoja de pasta filo.
Precaliente el horno a 400 grados Fahrenheit. Hornee el primer grupo de cuadros de pasta filo durante aproximadamente 15 minutos o hasta que tomen un color dorado. Deje enfriar y coloque el segundo grupo de cuadros de pasta en el horno, repitiendo el proceso de horneado.
Reparta 4 cucharaditas de miel en el centro de 8 platos para postre (½ cucharadita por plato). Coloque un cuadro de pasta en cada plato. En un recipiente pequeño, mezcle el queso ricotta con la vainilla. Coloque con una cuchara ¼ taza de la mezcla de ricotta sobre cada cuadro y cubra con las fresas. Rocíe con la miel restante y cubra con el segundo cuadro de pasta. Sirva inmediatamente.
*La pasta filo es una masa empleada en la gastronomía del Medio Oriente, y que se caracteriza por ser muy delgada. Se usa en finas capas superpuestas para hacer los hojaldres.

Receta cortesía de la National Honey Board (www.mielpura.com)

SHARE

Más artículos de interes