Esta interesante edición está disponible en español y contiene la respuesta a problemas familiares como:

  • Su hija de 14 años tiene un trabajo de tiempo parcial y sin embargo ha de trabajar horas extras
  • Las autoridades vieron a su hijo de 16 años bebiendo cerveza en una fiesta
  • A uno de sus hijos lo detuvieron por pintar la pared pública con graffiti

Encontrarás la respuesta a estos ejemplos solicitando un ejemplar gratuito de Los Jóvenes y la Ley: Una Guía de A-a-Z para los Padres.

Faltar a la escuela: penado por ley

Así es. La ley de California señala que todos los menores entre 6 y 18 años deben asistir a la escuela por tiempo completo. Los alumnos que faltan a clase sin excusa válida por tres o más días durante un año escolar o quienes llegan con 30 minutos o más de retraso sin justificación comprobada por tres días o más, la ley los imputa el delito de ausentismo escolar.

Cuando se descubre que un niño falta a clase, la escuela debe notificarlo al padre o tutor por un medio seguro (correo certificado). Una vez que los padres han sido informados éstos deben obligar la menor a acudir al aula cada día y a su hora. Si los tutores no alientan a su hijo a asistir a la escuela, éstos pueden ser acusados como culpables y ser enjuiciados.

La carta mencionada también informará de otras medidas como programas especiales para jóvenes que desertan de la escuela, la disponibilidad de funcionarios del centro escolar que los pueden aconsejar, dejarles saber que su hijo o hija está cometiendo un delito y que si un oficial encuentra al joven su custodia como padre o guardián podría verse afectada.

Si después de tomar todas esta medidas el estudiante sigue faltando a clase se le catalogará como desertor escolar habitual (habitual truant) y las consecuencias serán más severas. Una junta de revisión de asistencia determinará si los servicios sociales pueden ayudar al joven y a la familia a resolver los problemas de las ausencias, o si la situación requiere la petición de un tribunal de menores, organismo que podría sentenciar a los padres a entregar en persona a diario a su hijo a la escuela y obligarles a pagar una fianza de dinero que aseguraría la existencia de su hijo.

Otros casos aún más severos pueden ocurrir, lo que implicarían multas de hasta $1,000 a los padres que se niegan a colaborar o la cárcel para menores para el joven.

Para solicitar el libro escribe un correo a [email protected] con todos sus datos o escriba a State Bar of California, Attn: Kids & Law, 180 Howard St., San Francisco, CA 94105-1639

SHARE

Más artículos de interes