Platique con sus hijos frecuentemente, es una excelente forma de irse preparando para cuando le llegue la hora de hablar con ellos respecto al escabroso tema del sexo.

Escuche lo que tengan que decir. Hablar y escuchar son aspectos importantes, pero no basta con ello. Debe estar siempre abierto y disponible. Es importante que pase tiempo con sus hijos y hagan cosas juntos. Recuerde que los niños necesitan saber que pueden contar con usted cuando tengan una pregunta o deseen hablar.

Vaya por etapas
Escuela primaria. Puede hablar sobre el amor y las relaciones con un niño de hasta seis años. A un pequeño de esa edad no se le deben contar los detalles del sexo. Pero puede conversar con él sobre lo que es el cariño, el amor, y el trato con respeto hacia otras personas. Y puede decirle por qué siempre debe esperar que lo traten con respeto.

Escuela intermedia. Durante este periodo, puede ser muy claro en sus explicaciones. Dígale por qué es importante tomar buenas decisiones con respecto al sexo. Hablen sobre la importancia de fijar metas para el futuro, sobre los sentimientos, las relaciones de noviazgo y la importancia de esperar para tener sexo. Conversen también sobre por qué esperar hasta el matrimonio es una decisión saludable, y por qué esperar para tener sexo es parte de sus propios valores como padre o madre.

Educación secundaria. Ésta es una etapa en la cual para los padres puede ser difícil encontrar vías de comunicación abiertas. ¡Pero no se dé por vencido! Este es un período crucial durante el cual sus hijos enfrentan muchas presiones externas y realmente necesitan su amor, apoyo y dirección.
Durante esos años, puede que la conversación sea un poco más de adultos. Dígales lo que piensa. Pregúnteles qué piensan ellos y hablen sobre la experiencia de salir con alguien, las relaciones y el autocontrol. No deje de conversar sobre las metas que se han propuesto y los riesgos de tener sexo a una edad demasiado temprana.

Otros temas de interés
No se limite a hablar solamente sobre sexo. El cigarro, las drogas y el alcohol son también temas importantes. Analice estos hechos:
• Una encuesta demostró que casi 1 de cada 4 adolescentes que habían tenido sexo señaló que había usado drogas o bebido alcohol la última vez que participó en actividades sexuales.
• Los adolescentes que beben tiene una probabilidad siete veces mayor de tener relaciones sexuales que aquellos que no lo hacen.
• Los jóvenes que usan drogas tienen una probabilidad cinco veces mayor de tener relaciones sexuales.

Para más información visite www.4parents.gov/espanol.

Información proporcionada por Contenido Latino

Dirija sus comentarios a [email protected].

SHARE

Más artículos de interes