Todos los años en los Estados Unidos nacen hasta 12,000 bebés con pérdida auditiva. En muchos de estos casos se desconoce que exista este problema y el trastorno puede pasar desapercibido por mucho tiempo. Afortunadamente, en la actualidad casi todos los estados, comunidades y hospitales ofrecen una prueba de exploración auditiva para todos los bebés. Esta prueba es fácil de realizar, toma solo unos cuantos minutos, no duele, y permite determinar si es necesario hacer exámenes adicionales.

“Es importante detectar la pérdida auditiva a una edad temprana”, comenta Alison Johnson, Subdirectora del Centro Nacional de Defectos Congénitos y Deficiencia del Desarrollo de los CDC. “Una detección a tiempo permite a los padres tomar decisiones acertadas para elegir el tratamiento que sea más adecuado para el bebé”.

Cuándo se debe realizar la prueba
A todos los bebés se les debe realizar una prueba de exploración auditiva antes de que cumplan un mes de vida, de preferencia mientras aún estén en el hospital después de haber nacido. Si esto no ocurre, es muy importante que los padres pidan una cita para que se le haga una evaluación auditiva completa y se le realicen los exámenes médicos necesarios antes de que cumpla los tres meses de edad.

Un profesional capacitado para examinar la audición, por ejemplo un especialista en audiólogía o un otorrinolaringólogo, puede hacer estos exámenes. El médico del bebé debe realizar u ordenar los exámenes médicos necesarios para encontrar la causa de la pérdida auditiva. Puede ser posible que durante la prueba de exploración no se encuentre nada anormal, y años más tarde el niño presente problemas de la audición; por ello se recomienda que el médico supervise con frecuencia la salud general del pequeño, de ahí la importancia de llevarlo regularmente a sus chequeos médicos.

“El objetivo es que cada recién nacido con pérdida auditiva reciba servicios médicos, educativos y de apoyo antes de los 6 meses de edad”, dice la especialista.

Asistencia disponible
Cada estado del país cuenta con un programa de Detección Auditiva e Intervención Temprana (EHDI, por sus siglas en inglés), cuya función es identificar a los bebés y niños con pérdida auditiva, y promover la realización oportuna de exámenes de seguimiento y la prestación de servicios para familias de niños con este trastorno.

Si su bebé tiene pérdida auditiva o si usted tiene dudas sobre la audición de su bebé, llame gratis al 1-800-CDC-INFO o visite www.cdc.gov/ncbddd/ehdi para obtener más información sobre el tema y saber de los recursos disponibles en su localidad.

Contenido cortesía de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades

SHARE

Más artículos de interes