De acuerdo a recientes estudios realizados por organizaciones educativas y no-gubernamentales, muchos niños empiezan a ver televisión incluso antes de ir a la escuela.

Los resultados de un estudio realizado por la fundación Kaiser Family Foundation, concluyó que los niños menores de dos años ven un promedio de 2 horas de televisión al día; los menores de seis años ven entre 2 horas al día de TV y pantallas de videojuegos; y los niños de entre 8 y 18 años de edad pasan un promedio de 4 horas diarias frente al televisor.

La Academia Americana de Pediatría (AAP por sus siglas en ingles) recomienda que los niños menores de 2 años de edad no vean televisión y que los mayores de 2 no pasen más de 1 o 2 horas al día frente a la pantalla y que cuando lo hagan, vean programas adecuados para su edad.

Los primeros años de vida de los pequeños son determinantes para el desarrollo de su cerebro, y el exceso de televisión o video-juegos puede interferir con su capacidad de explorar, jugar e interactuar con sus padres y el medio que les rodea, siendo estas actividades las que estimulan el aprendizaje y propician un desarrollo físico y social saludable.

Por otro lado, la televisión con moderación puede ser una excelente herramienta para educar y entretener. Los niños en edad preescolar pueden aprender el alfabeto, los colores y figuras geométricas, así como conceptos de espacio y forma viendo progra-mas educativos. Los niños en edad escolar pueden aprender sobre países, animales y otras culturas y los padres pueden mante-nerse informados de los eventos que acontecen en el mundo a través de los programas de noticias.

Sin duda es importante que padres y tutores estén al tanto de los contenidos de la programación y establezcan limites para asegurarse que los niños no pasen demasiado tiempo viendo televisión y que los programas que vean sean educativos y adecuados para su edad.

Asegúrese de que los programas que sus hijos ven no contengan violencia, comportamiento peligroso y que tengan límites co-merciales dentro de lo normal. Esto le ayudará a mantener un ambiente familiar sano. No permita que el tiempo que pasan frente al televisor sea mayor que el que pasan jugando o realizando actividades al aire libre; esto puede reducir la tendencia a sufrir obesidad generada por la falta de actividad física.

Busque canales de televisión que ofrezcan un balance para su familia. Existen programas educativos que no solo entretienen a sus hijos pero los educan en cuanto a valores morales, como “Lucy y Tadeo” un programa para niños de edad preescolar que se transmite por Mexicanal, y en el que Lucy y su mascota Tadeo, un títere de peluche, comparten historias, cuentos y canciones. El programa se transmite los sábados a las 9 a.m., hora del Pacífico.

Otros consejos
Estos son algunos consejos prácticos para hacer que los hábitos de televisión de su hogar sean saludables:
• Limite el número de horas diarias que pueden disfrutar diariamente conforme a la edad de sus hijos.
• Limite el lugar y número de televisiones que tiene en la casa; procure no poner uno en el cuarto de sus hijos.
• Apague la TV durante las comidas.
• No deje que sus hijos vean televisión mientras hacer la tarea.
• Ponga en el área donde ven televisión otras formas de entretenimiento como libros, rompecabezas, juguetes, etc.
• Haga de la televisión un privilegio que deben ganarse, no un derecho. Establezca y respete las reglas familiares, por ejemplo: solo se puede ver TV cuando los chicos hayan terminado la tarea o cumplido con sus obligaciones en la casa.

Dirija sus comentarios a [email protected].

Compartir

Más artículos de interes