El aumento de los dispositivos de seguridad en los aeropuertos nacionales e internacionales no solamente han afectado a los adultos. Las autoridades aeroportuarias avisan que los menores de edad también deben ser sometidos a las inspecciones de rigor, aunque aclaran que los procedimientos se llevan a cabo de forma amable y respetuosa teniendo como prioridad la seguridad de los pequeños.

Los padres que viajen con sus hijos deben saber que al pasar por la revisión de Rayos X, todo equipaje de mano, incluyendo las bolsas donde guardan los artículos de un bebé deben pasar a través de la máquina, así como los objetos propios del menor como coches, asientos, mochilas, etc. Si alguno de ellos debido a su tamaño no puede pasar por la máquina, los inspectores lo revisarán personalmente.

En el caso del detector de metales, lo mejor es que si su hijo ya camina, pasen de forma separada por el detector. Por otro lado, es importante que sepa que los medicamentos, la fórmula y la comida para bebés, la leche materna y el jugo, se permiten en cantidades razonables que excedan 3.4 onzas (100ml) y no se requiere que estén en la bolsa plástica . Recuerde declarar estos artículos para que sean inspeccionados en el control de seguridad.

En caso de que uno de los niños esté incapacitado físicamente, los padres deben notificar a los oficiales de seguridad si el menor necesita equipo o cuidado médico especial. Estos le ayudarán a llevar a cabo los procedimientos de revisión de la mejor manera posible.

Si el niño no es capaz de pararse o caminar por sí solo la inspección será realizada físicamente por el oficial, sin tener que mover al pequeño de su equipo de movilidad.

Tenga en cuenta de que en ningún momento durante las diferentes revisiones, los padres serán separados de sus hijos, así que antes de hacer maletas, vaya preparado para agilizar su paso por el aeropuerto y ¡feliz viaje!

Compartir

Más artículos de interes