El internet se ha convertido en una herramienta de consulta y entretenimiento con acceso ilimitado para todos. Pero a pesar de todas sus ventajas, para nadie es un secreto que también encierra peligros que pueden hacer blanco en los más vulnerables: los niños.

Un informe llevado a cabo en España por la UNICEF, sobre el tipo de programación y contenido que los jóvenes de entre 12 y 18 años de edad están viendo en televisión e internet, arrojó resultados nada halagadores. Según la encuesta, el 14 por ciento de los chicos dijeron haber recibido proposiciones sexuales, y un 11 por ciento insultos y amenazas.

En el caso de las redes sociales, el ciberespacio le está ofreciendo a los niños la posibilidad de hacer amigos con un clic y sin llegar a conocer nunca a la persona que está del otro lado del computador.

Acerca del tipo de contenido al que están expuestos los chicos en el internet, los padres deben ejercer un mayor control cuando sus hijos se sientan frente a la pantalla. Tal parece que sólo están vigilando lo que sus hijos ven en la televisión, pero no hacen lo mismo cuando se trata del internet, lugar donde el riesgo es mayor.

En la red, basta que los chicos se confundan con lo que teclean en el tablero para que terminen en una página de contenido sexual explícito, vulgar, bélico, de violencia extrema, o en sitios donde los pederastas están al acecho de posibles víctimas.
Hay que hablar a los hijos sobre estos peligros, pero también poner en marcha los controles y filtros de contenido no apto para menores.

En cuanto a las redes sociales, tal parece que se está perdiendo el contacto personal y social de antaño, cuando los pequeños salían a compartir con amiguitos de su edad. Ahora, muchos se la pasan con el rostro pegado a la pantalla haciendo amistades virtuales.

Con este tipo de socialización, los chicos pueden crearse un falso concepto de lo que es la amistad y convertirla en algo sin valor a lo que se puede desechar como se hace con un mensaje electrónico que ya no sirve.

Los padres deben enseñar a sus hijos a balancear de manera adecuada lo que es el ciberespacio y la realidad. Si tienen amigos en línea, aconseje a su hijo que se reúna con ellos en casa al menos una vez por semana, para hacer algo en común.

Es importante que los padres limiten el tiempo que los jóvenes pasan frente a la computadora y que sepan con quién se están comunicando a través de las redes sociales.

Pero sobre todo, hábleles abiertamente de los peligros a los que están expuestos y déjeles saber que pueden hablar con usted sin ningún problema. Si usted predica con el ejemplo y les inculca valores desde pequeños, podrán resistir mejor los ataques del mundo cibernético y acudir en su ayuda cuando lo necesiten.

Dirija sus comentarios a [email protected].

SHARE

Más artículos de interes