Cuestiones como éstas pueden causar malas interpretaciones en quienes desean adoptar por primera vez. A continuación le presentamos una lista de mitos generados acerca de este procedimiento legal.

Mito 1. Todas las adopciones son muy caras.
Realidad. Los costos varían de acuerdo a la agencia que tramita la adopción, de dónde son los niños que tiene en custodia y de la clase de servicios que proveen a los padres biológicos y a las familias adoptivas. En Estados Unidos, la adopción de un niño saludable, tanto del país como del extranjero, tiene un costo de entre $5,000 a $25,000, y puede ser más alto de acuerdo a circunstancias adicionales.
La adopción de un niño que está bajo el sistema de “Foster Care” puede no representar costo alguno, si la familia adoptiva trabaja directamente con una agencia pública de servicios sociales. De hecho, muchas agencias públicas proveen subsidios (asistencia financiera) de adopción en caso de niños en lista de espera por una familia.

Mito 2. Las familias que deseen adoptar tienen que ser ricas.
Realidad. Muchas personas con ingresos moderados adoptan niños cada año. Los profesionales encargados de decidir la colocación de un niño en un hogar se preocupan más por la estabilidad financiera de la familia y cómo manejan sus finanzas, que por la cantidad que ganan.

Mito 3. Los padres adoptivos debe ser dueños de casa.
Realidad. Las familias que rentan una casa o que viven en apartamentos también pueden adoptar un niño.

Mito 4. Los padres adoptivos tienen que estar casados y no tener hijos.
Realidad. Las personas solteras, las parejas sin hijos y las familias con hijos biológicos o adoptados anteriormente pueden adoptar. Sin embargo, muchas agencias privadas y muchos países del extranjero tienen requerimientos especiales acerca del estado civil, la edad, el número de hijos y/o la religión de las personas que quieren adoptar.

Mito 5. La familia que adopta tienen que pagar todos los costos del proceso.
Realidad. Existen algunas fuentes de asistencia financiera para ayudar a las familias a cubrir algunos de los costos de adopción.

Información cortesía de la National Endowment for Financial Education y The Federal Citizen Information Center

Esta columna no pretende sustituir los consejos y ayuda legal que sólo un experto en la materia puede brindar

SHARE

Más artículos de interes