• A los menores de 21 años no se les permite poseer alcohol en lugares públicos.

• Cualquier persona, adulto o menor, que posea un envase de alcohol abierto en una área prohibida, es culpable de una infracción.

• Con ciertas excepciones, a las personas menores de 21 años se les prohíbe estar en bares o en lugares donde se sirvan bebidas alcohólicas.

• La ley indica que es ilegal poseer y usar una identificación falsa para comprar (o intentar comprar) alcohol o entrar a un lugar donde se sirva alcohol.

• Aunque es legal que los menores de 21 años estén presentes en una casa donde hay adultos tomando alcohol, es ilegal proporcionarle alcohol a un menor de edad.

• A padres y otros adultos que proporcionen alcohol a un menor de edad, se les puede acusar penalmente de contribuir a la delincuencia de un menor.

• Un padre puede enfrentar un delito menor y hasta un año de cárcel y una multa de $1,000 si su hijo o hija de menos de 18 años, o la persona que acompaña al menor, ocasiona un choque automovilístico después de haber consumido alcohol en el hogar.

Castigos y consecuencias
Los castigos por violar las leyes relacionadas al alcohol y los jóvenes varía. Sin embargo, en muchas ocasiones al ofensor se le puede declarar culpable de una infracción o delito menor. Además, a los jóvenes entre los 13 y los 21 años de edad que contravengan la ley se les puede suspender o revocar la licencia de manejar por hasta un año por cada ofensa vinculada a la posesión, ingestión o compra de alcohol.

También, por su primera ofensa, a los jóvenes se les puede pedir que paguen multas de hasta $250 o que hagan servicio comunitario. Un joven que sea condenado por una segunda o subsiguiente ofensa será castigado con una multa de hasta $500 o requerirle más horas de servicio a la comunidad.

El manejar bajo los efectos del alcohol (DUI, por sus siglas en inglés) es un delito muy grave que en la mayoría de los casos se requiere pagar una multa muy alta, una condena mandatoria en prisión y la suspensión o revocación de la licencia de manejar, especialmente si el joven ha sido condenado por la misma ofensa en el pasado.

Así que ya lo sabe, si en su casa hay jóvenes menores de edad, adviértales sobre las consecuencias legales y los peligros a los que se enfrentan si consumen alcohol. A los adultos se les pide que conozcan sus responsabilidades y que prediquen con el ejemplo. Lo importante en estas fiestas de Navidad y Año Nuevo es estar felices, en paz y armonía, y no tener que pasar por la amargura de enfrentar a la ley por el consumo indebido de alcohol o lo que es peor aún, lamentando una desgracia a causa de un accidente.

Información cortesía del folleto Los Jóvenes y La Ley, de la Fundación del Colegio de Abogados de California

Esta columna no pretende sustituir los consejos y ayuda legal que sólo un experto en la materia puede brindar.

Para comentarios: [email protected] ó 1-800-242-2527.

SHARE

Más artículos de interes