Anorexia

Las mujeres que padecen esta condición sienten pánico de engordar. Se imaginan pasadas de peso aunque no lo estén y para lucir delgadas se someten a ejercicios extenuantes o dietas extremas que en muchas ocasiones ponen en peligro sus vidas. Las víctimas a menudo se convierten en personas retraídas e irritables, tienden a negar que son delgadas y se rehúsan a comer incluso pequeñas porciones de comida o insisten en comer a solas.

A raíz de que su organismo no recibe los nutrientes necesarios, este padecimiento puede resultar en graves complicaciones de salud, como ritmo irregular del corazón, osteoporosis, baja presión arterial, problemas de riñón y ausencia de periodos menstruales, entre otros.

Bulimia

Las personas bulímicas comen grandes porciones de alimentos en un corto periodo de tiempo, para después expulsar –mediante el vómito, la ingesta de laxantes, diuréticos o píldoras para inducir el vómito- el exceso de calorías. Las víctimas son difíciles de identificar porque, a diferencia de las anoréxicas, su peso es normal, pero saben que sus hábitos alimenticios están fuera de control y tienen miedo de no poder dejar de comer.

La bulimia puede causar deshidratación, daño en el intestino, hígado y riñón; también en la garganta, esófago y estómago (por provocarse el vómito); Además de problemas en dientes, encías y al corazón.

Consejos para los padres

• Vaya solo con el especialista. Trate de hacer una cita con un especialista y vaya solo o con su cónyuge para informarse a fondo acerca de la situación. Recuerde que su hijo/a podría adoptar una postura difícil o negarse a ir al médico. Pero si ha tenido desmayos frecuentes en los últimos días, llévelo al doctor de inmediato aunque se oponga.
• No la/o obligue a comer. Esto desencadenaría dos reacciones: la ira y el engaño, ya que fingirá comer delante de usted para luego expulsar la comida a escondidas.
• No los compare. Recuerde que sus hijos tienen valores y necesidades diferentes.
Estos trastornos alimenticios pueden ser tratados con medicamentos, consejería, y en casos extremos hospitalización. Si usted u otra persona que conoce tiene algunos de los síntomas antes descritos, busque ayuda de inmediato. EC

Información cortesía del Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (ACOG)

Para comentarios [email protected]  ó  1(800) 242-2527.

SHARE

Más artículos de interes