El comportamiento de una persona perturbada por una crisis emocional es impredecible y, en algunos casos, puede llevarla a atentar contra su propia vida, siendo el sector más vulnerable el de los adolescentes.

Las señales de alguien con pensamientos suicidas son difíciles de detectar y cuando éstas se hacen evidentes, muchas veces la gente o no las toma en serio o piensa que es una broma o locura momentánea de la persona afectada, y se olvida del asunto rápidamente. Pero vale más prevenir que lamentar.

A continuación le presentamos algunas señales de peligro que no se deben ignorar:

• Cuando la persona desarrolla un plan específico para suicidarse
• Expresar sentimientos suicidas o hablar directamente o indirectamente del tema
• Síntomas de depresión: desgano, tristeza, desórdenes alimenticios, problemas para dormir, desesperanza, irritabilidad, ira, vergüenza o sensación de fracaso
• Deshacerse de objetos o cosas preciadas, preparar un testamento y deslindar en otros tareas que sólo le correspondían a él o ella
• Cambios de comportamiento (demostrar un pobre rendimiento escolar)
• Cometer actos peligrosos
• Abusar del alcohol o las drogas
• Aislarse socialmente

Factores de riesgo
• Haber intentado suicidarse anteriormente
• La pérdida de un ser querido a causa de un suicidio
• Una pérdida reciente o la amenaza de un cambio drástico, por ejemplo: la muerte de un ser querido; un divorcio o una separación; una relación rota; perder el empleo, la casa, dinero o un negocio; padecer una enfermedad grave, etc.
• Perder repentinamente la esperanza en el futuro (“las cosas nunca van a cambiar”, o “la vida es como una herida que nunca sanará”)

Cómo ayudar
• Exprese su preocupación acerca de los factores que ha observado. Sea empático y no juzgue a la persona.
• Acepte los sentimientos de la persona como son. No trate de animarlo con declaraciones positivas pero poco realistas
• Demuestre que usted se preocupa de verdad y que quiere ayudar
• Pregunte directamente a la persona sobre sus pensamientos suicidas –”¿Estás pensando en quitarte la vida?”
• Tome en serio los pensamientos y sentimientos suicidas. Tres de cada cuatro personas que mueren por suicidio dan señales a un amigo o familiar
• Hágale saber que los sentimientos suicidas son de carácter temporal, que la depresión se puede tratar, y que los problemas puedan resolverse
• Informe a los miembros de la familia y amigos
• Si un intento de suicidio es inminente, solicite la intervención de urgencia en un hospital, clínica de salud mental o llame a la línea gratuita del Centro de Prevención del Suicidio.

Dónde llamar
El Centro Didi Hirsch de Servicios de Salud Mental anunció recientemente que el Centro de Prevención del Suicidio proporcionará los servicios de una línea telefónica exclusivamente para la población hispana.
Con la incorporación de este programa ya son once las organizaciones que se unen a la red de líneas en español para la prevención del suicidio, ahora con más de 145 centros en todo el país. Gracias a ello, el centro de llamadas se asegura de que cualquier persona que marque al número gratuito 1-800-273-TALK (1-800-273-8255), esté conectada al centro de crisis más cercano.
La línea atiende llamadas no solo de California, sino de todo el país, y es administrado por personal y voluntarios capacitados. La institución también proporciona apoyo a las personas que han perdido un ser querido por causa de un suicidio, y cuenta con un equipo de respuesta que trabaja en conjunto con las autoridades locales, como la policía y los bomberos, esto para proporcionar ayuda inmediata en casos de suicidio o intento de suicidio.

Para más información visite www.didihirsch.org

Dirija sus comentarios a [email protected].

SHARE

Más artículos de interes