Dos estudios recientes han llamado la atención, por documentar la preocupación de que muchos adolescentes están dañando su capacidad auditiva al subir el volumen en sus reproductores digitales de música con los auriculares puestos.

“Estamos viendo una generación de adolescentes que se están colocando en una situación en la que van a tener problemas más adelante en la vida”, dice Abadía Berg, PhD, un audiólogo pediátrico del departamento de ciencias de la salud en la Universidad Pace.

“La mayoría de nosotros sufrimos la pérdida de audición a medida que envejecemos”, explica. Para estos chicos, es probable que sea peor. “Mucha más gente va a tener dificultades para trabajar en ambientes ruidosos y con su vida social”, señala el especialista.

Más allá de eso, es bien sabido que las personas con pérdida auditiva tienen un desempeño más pobre en la escuela y sufren económicamente. “Es un problema de salud pública”, dice Berg. “Para empezar, mucha más gente va a necesitar aparatos auditivos auxiliares.

¿Qué pueden hacer las personas?

El experto tiene una serie de simples sugerencias:
1. El arte de la conversación. Fomente pláticas normales tanto en el entorno familiar como en el lugar de trabajo.

2. Limite el volumen. Lo ideal sería que los jóvenes deberían escuchar la música a no más del 60 por ciento del volumen total. Para darse una idea, hay que girar el control del volumen hacia arriba a todo lo que dé, y luego dar vuelta hacia abajo a la mitad.

3. Establezca fechas límite. Lo ideal sería restringir el uso de los audífonos a una hora por día.

4. Opte por tecnología segura. Los audífonos grandes que se colocan sobre las orejas parecen ser mejores que los pequeños que se introducen en los oídos.

SHARE

Más artículos de interes