Los médicos de emergencia de la nación están enviando una fuerte advertencia a los padres acerca de los peligros del abuso de medicamentos vendidos por prescripción médica, los cuales son hoy en día el segundo tipo de drogas más consumidas ilegalmente, detrás de la marihuana.

“Comúnmente cuando uno oye que alguien ha sufrido una sobredosis de drogas, se piensa que esto ha ocurrido con sustancias ilegales, tales como la cocaína o heroína”, dijo el Dr. Juan Fitz, portavoz del Colegio Americano de Médicos de Emergencia [American College of Emergency Physicians-ACEP]. “Pero los padres tienen que saber que muchos jóvenes están tomando medicamentos expendidos bajo prescripción médica que encuentran en sus botiquines de medicina. Mucho de estos chicos creen erróneamente que estas drogas no son adictivas y no se dan cuenta que pueden ser letales”.

Los tipos de medicamentos expendidos bajo prescripción médica que se abusan con mayor frecuencia son los analgésicos para aliviar los dolores, tales como el OxyContin [clorhidrato de oxicodona] y la Vicodina [Vicodin]. También son comunes los depresivos del sistema nervioso central (o barbitúricos), tales como Valium y Xanax.

Las niñas entre 12 a 14 años de edad tienen una mayor propensión que los niños a haber abusado de los medicamentos expendidos bajo prescripción médica, y de tener niveles mayores de dependencia.

El Dr. Fitz manifestó que los medicamentos expendidos bajo prescripción médica son seguros sólo para la persona para quien hayan sido recetados y sólo si el paciente los ingiere o aplica de acuerdo a las instrucciones médicas.

El abuso de los medicamentos expendidos bajo prescripción médica puede conducir a la dependencia física y la adicción. Algunos de estos deprimen la respiración o desaceleran las funciones cerebrales. Otros, si se combinan con otros medicamentos, pueden causar somnolencia, o si se mezclan con alcohol pueden desacelerar peligrosamente el ritmo cardiaco y la respiración. Los estimulantes, tales como las anfetaminas, pueden causar ansiedad, paranoia, temperaturas corporales peligrosamente altas, palpitaciones irregulares del corazón o convulsiones.

Consejos para los padres
• Mantenga los medicamentos bajo receta médica en un lugar seguro al que sólo usted pueda tener acceso.
• Tenga a la mano un inventario de todos los medicamentos, incluyendo una contabilidad precisa de sus pastillas.
• Mantenga todas sus citas médicas de forma tal que sus doctores puedan hacerle seguimiento y variar sus medicamentos de ser necesario.
• Consulte con sus doctores, farmacéuticos y otras personas que conozcan de estos temas, acerca de los medicamentos que le son recetados. ¿Cuáles son sus calidades adictivas, efectos colaterales, etc.?
• Nunca incremente o reduzca la dosis de su medicamento sin consultar primero con su doctor.
• No ingiera un medicamento expendido bajo receta médica que no se la haya recetado para su uso específico.
• Los medicamentos expendidos bajo receta médica que no hayan sido consumidos deben retornarse al farmacéutico. También, y a no ser que las instrucciones en la etiqueta indiquen lo contrario, dichos medicamentos pueden ser desechados en la basura.

Aprenda a identificar las señales
Diferentes categorías de medicamentos (estimulantes, sedantes, opioides) pueden causar síntomas diferentes, pero existen algunas señales de que su hijo o hija pueda estar abusando del uso de medicamentos. Actúe si nota cualquiera de las siguientes señales:

Tiene cambios súbitos en su humor o personalidad. ¿Su hijo o hija se vuelve irritable, abusivo o negativo?

Se pone a la defensiva. Cuando se intenta esconder una dependencia de drogas, un sujeto que abusa de las drogas puede volverse muy defensivo, paranoico y extremadamente reservado. Pueden reaccionar a pedidos muy simples de manera muy agresiva.

Se producen cambios en sus hábitos diarios y en su apariencia. Por ejemplo, ¿alguien que usted conoce está descuidando su higiene? Esto puede ser una señal de abuso de drogas.

Incrementa el uso de sus dosis. Esta es una indicación que la cantidad a la que se han acostumbrado ya no produce más alivio.
Hay pérdida de la memoria. ¿Su hijo o hija se olvida de eventos que han ocurrido, o actúa de manera torpe?

Para mayor información visite www.EmergencyCareForYou.org

Contenido cortesía de PR Newswire

Compartir

Más artículos de interes