Una propuesta de ley busca aumentar el precio de las bebidas azucaradas para reducir el consumo de azúcar y evitar enfermedades

Por la dra. Eunice Sánchez-Mata, MD, de la Asociación Americana del Corazón, Western States Affiliate
El consumo de refrescos y otras bebidas azucaradas es alarmante en California, siendo los niños y los jóvenes los más propensos a ingerirlos. Imagínese lo siguiente: un adolescente entra en una tienda de autoservicio y se sirve un refresco Super Big Gulp de 44 onzas. Al acabar ese refresco, habrá consumido el equivalente de 35 cucharadas de azúcar; o sea, casi cuatro veces el límite diario de azúcar determinado por la Asociación Americana del Corazón para un hombre adulto, y casi seis veces el nivel para una mujer. Si lo repiten a diario –como hacen miles de adolescentes, desgraciadamente– su porvenir podrá incluir la diabetes, los dientes cariados, la obesidad y las enfermedades coronarias.

En los últimos 30 años ha aumentado el consumo medio de calorías de los americanos en unas 300 calorías. Los refrescos endulzados con azúcar, que incluyen las gaseosas, los tés endulzados, las bebidas deportivas y las aguas endulzadas y aguas de fruta, representan un 43% del aumento, y el americano medio ya toma más de 45 galones de tales bebidas al año.

Lamentablemente continúa el aumento del consumo de las bebidas azucaradas y, como resultado, los riesgos a la salud que se asocian con el consumo de tales bebidas –como la diabetes y la obesidad– aumentan con una rapidez alarmante por todo el país y aquí en California. Los últimos 10 años ha subido el porcentaje de adolescentes americanos con diabetes de nueve por ciento a 25 por ciento, y a la vez, casi el 40 por ciento de nuestros niños ya sufren de sobrepeso u obesidad.

En el norte de California, la ciudad de Berkeley también aprobó una política para reducir el consumo de refrescos, así volviéndose la primera ciudad de la nación en aumentar los precios de las bebidas azucaradas. Para proteger la salud de nuestros hijos, nuestras familias y las generaciones futuras, ya es hora que los legisladores de California sigan el ejemplo que dieron México y Berkeley y que aumenten el precio de las bebidas azucaradas.

La Asociación Americana del Corazón –en conjunto con una coalición de importantes organizaciones sanitarias– apoya un impuesto de 2 centavos por onza en las bebidas endulzadas con azúcar en California. El 12 de mayo, los legisladores estatales tendrán la oportunidad de destacar aun más el papel de California como líder en salud pública al aprobar un proyecto de ley (ley AB 1357) que subirá el precio de las bebidas endulzadas con azúcar. El dinero recaudado por este impuesto se usará para fomentar de varias maneras una vida saludable, dando acceso a agua potable limpia en algunas escuelas que ahora no tienen, educando los consumidores en comunidades desfavorecidas sobre opciones para los jóvenes en sus barrios y en las escuelas, y facilitando el acceso al cuidado dental para combatir el impacto del consumo excesivo de bebidas azucaradas. Unámonos para proteger la salud de la generación futura de California. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes