Las comunidades de Arizona que sirven de entrada al Gran Cañón perdieron millones de dólares durante el cierre de parques nacionales del año pasado

Un cierre que salió caro, muy caro según los entendidos en la materia. En un reporte emitido el pasado lunes por el National Park Service se habla de que, en una temporada normal, los visitantes al Gran Cañón gastaban unos 37,6 millones de dólares en gasolina, comida, hospedaje, recuerdos y otras cosas. Esa cifra bajó el pasado año hasta los 20,6 millones de dólares, debido al cierre de los parques nacionales.

En general, Arizona perdió alrededor de 27 millones de dólares durante esos 16 días de cierre, por encima de California. Además, otros estados como North Carolina, Wyoming y Virginia también perdieron más de 20 millones de dólares el pasado mes de octubre, en comparación a la media que se venía dando en años anteriores.

Cabe decir que esta sangría intentó ser frenada por parte de la administración del presidente Obama, la cual, eventualmente, permitió la reapertura de los parques nacionales para evitar afectar en demasía al sector turístico.

La medida fue más que acertada para el mundialmente conocido Gran Cañón, si se atiende al reporte que indica que por cada dólar que se destinó a su reapertura cada turista que visitó este destino turístico gastó un promedio de 10 dólares.

Otros estados como Utah, Colorado, New York, South Dakota y Tennessee también optaron por la reapertura de sus parques. Todos estos, al igual que Arizona, están a la espera de que se apruebe un proyecto de ley en el congreso y que, de esta manera, le sea reembolsada a cada estado la cantidad que le corresponde.

Cuando hablamos de Arizona en términos de parques naturales, cabe mencionar que contribuyen con más de 745 millones de dólares a la economía local, de los cuales, una gran parte –453 millones– llegan provenientes del Gran Cañón. EC

SHARE

Más artículos de interes