La construcción de un centro de control de ilegales listos para su deportación en la ciudad de Santa Maria, ha sido tomada como una amenaza por los trabajadores del campo inmigrantes

Entre la espada y la pared. Así es como se sienten decenas de inmigrantes de la Costa Centra en la zona de Santa Maria y sus alrededores tras recibir la siguiente noticia. Un centro de inmigración será levantado próximamente en la ciudad perteneciente al Condado de Santa Barbara. Un centro que, en teoría, se destinará como peaje hacía la deportación para todos aquellos ex convictos ilegales, es decir: foto, huella dactilar y expulsión del país.

La situación, de acuerdo a las autoridades del lugar, no es nada que pueda causar temor. Un asunto menor, un centro de traslado, no de detención. Sin embargo, esta intención difiere de la percepción que tienen los inmigrantes de la Costa Central, los cuáles han dado un paso al frente reclamando la localización de este centro en otro lugar en el que no haya tantos inmigrantes.

Y es que la sensación del inmigrante en la zona es la del prófugo vigilado, porque aunque la función sea la de tramitar deportaciones, indirectamente se pretende ejercer un control o intimidación sobre ellos.

Es por eso que cada vez son más los que se quejan amargamente, los que hablan de desconexión entre los gobernantes y la población y los que, tristemente, empiezan a estudiar otros lugares en los que podrían desarrollar su mismo trabajo sin ninguna inquietud.

Sin duda es un punto que duele en Santa Maria. Y es que si las esporádicas cancelaciones de próximas cosechas se convierten en algo habitual, la ciudad estará perdiendo su principal fuente económica. Algo que hace pensar que tarde o temprano, el acuerdo entre unos y otros es inevitable. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes