No todos están preparados para tener una mascota con necesidades especiales; sin embargo, con el tratamiento adecuado el problema es controlable

Cada año, aproximadamente 3.3 millones de perros ingresan a refugios de animales en los Estados Unidos, pero desafortunadamente menos de la mitad de estos son adoptados. Entre ellos se incluyen los perros con necesidades médicas especiales, siendo el caso más común los que tienen una infección por gusanos de la especie Dirofilaria Immitis, o como se le conoce en inglés “heartworm”. Esta enfermedad se transmite por los mosquitos infectados y se estima que afecta a más de un millón de perros, gatos y hurones en los EEUU. 

No todos los aspirantes a dueños de mascotas están preparados para brindar el cuidado adicional que requiere una mascota con necesidades especiales; sin embargo, con el tratamiento adecuado el problema es controlable. La American Heartworm Society (AHS) aconseja a los posibles adoptantes que obtengan información importante de los veterinarios y el personal del albergue cuando consideren este paso. Los puntos clave son entender cómo se propaga la infección por ese parásito, cómo funciona el tratamiento y qué tipo de cuidado se requerirá para que los perros se sometan a un tratamiento.

Considere lo siguiente:

• Los perros con el parásito pueden ser tratados con éxito y seguir viviendo una vida normal. Sin embargo, el tratamiento debe iniciarse tan pronto como sea posible para minimizar el daño permanente al corazón y las arterias del perro.

• Un perro con esta enfermedad no puede infectar directamente a otra mascota. Sin embargo, un perro infectado que no recibe tratamiento puede convertirse en una fuente de infección para otras mascotas si es picado por un mosquito, por lo que se necesita un tratamiento rápido.

• El tratamiento para este parásito requiere meses de terapia y múltiples medicamentos administrados bajo el cuidado de un veterinario. Algunos refugios pueden cubrir todos o algunos de estos costos antes de la adopción. 

• Los perros pueden volver a infectarse si no están protegidos. La AHS recomienda la prevención de lombrices durante todo el año a todas las mascotas, así como realizar pruebas anuales. EC

Para obtener más información, visite heartwormsociety.org.

Cortesía de StatePoint

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes