Un estudio arrojó estos dramáticos resultados, pero sostiene que no es tarde para frenar o incluso empezar a revertir estas tendencias preocupantes

Por José López Zamorano

La conclusión de uno de los estudios científicos intergubernamentales más completos es escalofriante: un millón de especies se encuentran en este momento en peligro de extinción y la biodiversidad está declinando globalmente a niveles sin precedentes en la historia humana.

“La salud de los ecosistemas de los que depende el ser humano y otras especies está deteriorándose más rápidamente que nunca. Estamos erosionando los cimientos de nuestras economías, seguridad alimentaria, salud y calidad de vida a nivel internacional”, sostiene Sir Robert Watson, presidente de la Plataforma de Política Científica sobre Biodiversidad y Ecosistemas (IPBES).

El estudio, uno de los más ambiciosos en el que participaron 145 expertos de 50 países, llegó a esa conclusión después de analizar durante tres años más de 15,000 fuentes científicas y gubernamentales sobre la relación entre el desarrollo económico y su impacto sobre la naturaleza.

El dato más espeluznante es que un total de 1 millón de especies animales y plantas están ahora amenazadas con la extinción, muchas de ellas en el lapso de décadas, la cifra más alta de que en cualquier otro momento de la historia de la humanidad.

Pero no todas son malas noticias. El informe sostiene que no es tarde para frenar o incluso empezar a revertir estas tendencias preocupantes, pero sólo si empezamos en este mismo momento en todos los niveles, desde las pequeñas comunidades hasta la escala global.

Entre las opciones: promover las mejores prácticas agrícolas, manejo pesquero con base en esquemas sustentables, colaboración en el uso del agua, mejor acceso a áreas verdes en comunidades pobres, aliento a la producción y consumo de alimentos orgánicos, así como la participación de las comunidades indígenas.

Es un lugar común afirmar que sólo se puede resolver un problema si se reconoce su existencia. El informe de IPBES es un llamado de auxilio, pero también es un llamado a la acción. Nadie puede profesar ignorancia. Ahora que entendemos la dimensión del problema y ejecutar desde ya –desde el nivel individual hasta el institucional— sus recomendaciones de sentido común. EC

Con información de La Red Hispana

Más artículos de interes