La madre de la supervisora Molina era mexicana y su padre mexico-americano. La mayor de diez hermanos, esta mujer luchadora no pudo asistir a la universidad, pues hubo de trabajar como secretaria para poder ayudar a la economía familiar.

Desde su vecindario paterno de Pico Rivera y como hija de inmigrantes, a Gloria Molina se le quedaron bien grabadas cuáles eran las necesidades reales del pueblo de Los Angeles y desde su elección para la Mesa Directiva de Supervisores del Condado de L.A. no ha cesado de luchar por la consecución de medidas que cubriesen dichas necesidades.

Los logros de Gloria Molina

Mencionaremos tan sólo algunas de las muchas metas alcanzadas por la Supervisora Molina:

1. Aumento del número de niños pequeños elegidos para Cuidado Infantil. En el 2001 hizo posible que más pequeños recibiesen este tipo de atención, tan necesaria para las familias trabajadoras de bajos recursos.

2. Incremento del número de viviendas asequibles en su distrito, para que las personas con ingresos reducidos puedan comprarse una casa.

3. Mayor número de parques públicos, pues para gran parte de los habitantes de Los Angeles (que no pueden comprar una vivienda propia), las áreas verdes públicas se convierten en sus “backyards”.

4. Mejoras en entidades y áreas públicas. Perfeccionamiento de bibliotecas como Anthony Quinn Library y Graham Library; inauguración de East Los Angeles Civic Center; y el embellecimiento de Firestone Boulevard, Florence Avenue y City Terrace Drive, entre otras muchas mejoras.

5. Reducción del sobre-gasto público. La supervisora Molina promulgó la responsabilidad fiscal y los buenos valores del gobierno local. Esto se traduce en un gasto responsable de los impuestos de los contribuyentes y el congelamiento de algunos sueldos públicos que, a través de bonos, beneficios extra y sobresueldos por transporte, llegaban a ser desorbitados.

Las mismas convicciones antes y ahora

Gloria Molina comenzó su trabajo público durante el movimiento chicano de finales de los 60. En 1982 ganó un asiento al Congreso de California, aunque la campaña fue dura pues hubo de vencer una gran oposición y en concreto por políticos varones que no veían con buenos ojos que una mujer llegara al congreso estatal. En 1991 se convirtió en la primera mujer latina en ser elegida como Supervisora del Condado de Los Angeles.

Es por este currículum que Hispanic Business Magazine ha presentado a Gloria Molina como la 2006 Hispanic Business Woman of the Year. ¡Felicidades Supervisora Molina!

Compartir

Más artículos de interes