De momento, el objetivo para este joven político afroamericano es meter la cabeza en el Congreso representando al Distrito 33 de California —comprende Culver City, Ladera Heights, View Park y todo o porciones de Hollywood, West Adams, Hancock Park, Koreatown, Echo Park, Silver Lake y Los Feliz— en unas elecciones primarias que espera vencer en el mes de junio.

Para ello tendrá que derrotar a la congresista Diane Walton, una experimentada mujer con 30 años de servicio público y casi 8 sentada en el sillón al que aspira Newell. Si vence será su estreno en un cargo público después de varios años en la Oficina del Fiscal del Distrito, donde se ha convertido en un litigador implacable en busca de la reducción del crimen en su área.

Criado en la bahía de San Francisco por un electricista y una profesora, Newell cree en el sueño americano desde la raíz, solucionando el grave problema de la educación que ha puesto en peligro toda la estructura.

Es un acérrimo seguidor del presidente Obama y sus planes para hacer de Estados Unidos un país mejor. Trabajó con el presidente Bill Clinton en la Casa Blanca dspués de graduarse de la facultad de derecho de Princeton y ahora aspira a comenzar una larga travesía en favor de la gente y con destino a Washington. Veremos si lo consigue.

Es lógico que con 37 años tenga ambición de hacer grandes cosas. ¿Díganos con sinceridad qué busca en este complicado asunto de la política?
Me estoy presentando para representar a mi distrito en el Congreso porque es donde vivo desde 2003 y porque quiero preservar el sueño americano. Mucha gente vino a Los Angeles hace años con la idea de tener una mejor vida, pero hoy ese sueño está en peligro. Hay demasiados obstáculos para que los niños tengan una buen futuro.

¿Cuál es la principal amenaza al sueño americano?
El problema más grave es sin duda el sistema educativo, que es el foco principal de mi campaña. Sin la oportunidad de una buena educación, el sueño americano es imposible. Lo cierto es que los estadounidenses tienen malos resultados en matemáticas y ciencia, situados en la parte de abajo de la tabla internacional. Y si no consigues que controlen la base, lo demás es difícil. Creo que deberíamos cambiar la manera en que educamos, convirtiéndolo en un asunto de seguridad nacional. Tiene que haber un sentido de urgencia y extender la cantidad de horas lectivas. Un niño americano pasa 180 días en el colegio cada año frente a los 243 que pasa un japonés. No hay duda de por qué les va a mejor a los japoneses.

Si se presenta es porque cree que Diane Watson no lo está haciendo bien. ¿Cuál es su problema?
Diane Watson ha tenido una larga carrrera de servicio público, y es admirable que le haya dedicado 30 años de su vida, sabiendo que nunca ha robado dinero ni ha abusado de su posición política. Una vez dicho esto, desde que fue elegida para el Congreso en el 2001, no ha hecho nada para trabajar en los asuntos fundamentales para la comunidad. Es cierto que ha votado casi siempre por las opciones correctas, pero ahora que tenemos un nuevo presidente que es muy energético necesitamos un liderazgo activo para resolver los problemas.

¿Qué opina del plan de reforma sanitaria que plantea Obama?
Creo que es totalmente acertado. Creo en la cobertura sanitaria universal para todo el mundo y tengo la esperanza de que esta vez vamos a lograrlo con el apoyo de Obama. Si una enmienda tiene cobertura universal, baja los costes de la medicina y mantiene la calidad será difícil que no pase en el Congreso.

¿Y de la reforma migratoria?
Es interesante como ha desaparecido un poco del radar el tema por la economía, pero va a volver de nuevo. Yo creo en una reforma comprensiva que cree un camino hacia la ciudadanía para los que ya están aquí. También apoyo que se refuerce la frontera con mayores medidas de seguridad con un programa que reconoce que los indocumentados pueden volverse ciudadanos aunque sin ponerlos al principio de la fila con la gente que ha hecho las cosas de forma legal.

¿Le negaría atención médica y educación a los indocumentados?
Creo que todo el mundo debe tener cobertura sanitaria. Los indocumentados también. Y desde luego que debemos dar la bienvenida a todo el mundo al sistema público de educación, definitivamente.

¿Cuál diría que es el principal problema de la zona que pretende representar?
Ya he mencionado que la educación es fundamental, sobre todo en una comunidad tan diversa como ésta. Claro que hay algunos buenos colegios en la zona, pero mayormente los centros no tienen la calidad que deberían tener. Lo otro es enfocarnos en trabajos, en protegerlos, además de mantener los niveles tan bajos de crimen que hay ahora mismo.

¿Sorprende que durante la crisis se vea un descenso en el crimen, no es cierto? 
Sí, es algo sorprendente, pero podríamos ver esa subida a lo largo del camino, por lo que es muy importante mantener alta la guardia. Soy un gran convencido de la política del jefe de policía de Los Angeles, Bill Bratton, y creo que está haciendo un trabajo fantástico. Pero hay que conseguir más dólares para que haya más agentes de policía en Los Angeles. No es de extrañar que tengamos más problemas en Los Angeles con 10.000 policías cuando en Nueva York hay 30.000 y en un área mucho más pequeña.

¿En cuanto a los trabajos, hay una oportunidad real de crear trabajos verdes?
Mi programa apoya lo que se está haciendo desde la Casa Blanca, a través del fondo de 25.000 millones de dólares para contratar a gente para hacer auditorías medioambientales en cada casa. El objetivo es que en 5 años se consiga que cada vivienda en EEUU sea un 15% mas eficiente, creando empleos mientras se logra el objetivo.

Usted tuvo la suerte de tener a Obama como profesor. ¿Cómo fue su experencia?
Obama era un gran profesor y era el mismo hombre que es hoy, alguien real. Su franqueza es una gran virtud.

¿Se ve siguiéndole los pasos?
Creo que ha abierto puertas para gente como yo porque es alguien inteligente, un líder activo y conectado con las necesidades de la gente. Me siento orgulloso de que la gente haga ese tipo de comparaciones. Desde luego he pensando en ser Presidente, algo que es difícil no hacer habiendo trabajado en la Casa Blanca, pero de momento estoy concentrado en triunfar en esta campaña hacia el Congreso.

¿Cuáles son sus opciones reales de lograrlo?
Creo de verdad que mis opciones son buenas. He conseguido fuertes contribuciones y cuando la gente me conozca y lo contraste con la clase de liderazgo que han tenido en los últimos 8 años, votarán por mi.

SHARE

Más artículos de interes