Alicia G. de Angela. Los Angeles | 1ero de Noviembre, 2012

Tras más de tres décadas dedicada a la educación, Mildred García no podía estar más orgullosa de lo que ha logrado en la vida.  Sus títulos académicos, premios, libros escritos y la cantidad de veces que ha sido presidenta de una universidad se amontonan en un currículum que no parece dejar ya espacio para nada.

Pero sin duda lo que le ha dado más notoriedad en su carrera, es el hecho de que en el 2007 se convirtiera en la primera presidenta latina de una universidad estatal de California, en concreto de Domínguez Hills. Su labor aquí fue tremendamente aplaudida por conseguir incrementar la retención de estudiantes, la tasa de graduación y por borrar el complejo de inferioridad a una universidad hasta ahora percibida como una segunda opción para muchos estudiantes.

Ahora ha tomado las riendas, de nuevo como presidenta, de la universidad con el campus más grande de todo el sistema de universidades estatales de California,  la universidad de Fullerton.  Aquí, su principal prioridad está de nuevo ligada al éxito estudiantil.

“En la actualidad la tasa de graduación de latinos está en un 44.9 por ciento, definitivamente por debajo de lo que debería ser. Mi principal meta aquí es proporcionar a los estudiantes una excelente educación, para que se gradúen y consigan un trabajo después”.

Mildred García

Mildred García continúa hablando de lo importante que es formar a los líderes del futuro. “Algo que definitivamente hacemos en CSU Fullerton porque si no educamos a los jóvenes latinos, en el futuro no habrá líderes comunitarios, empresarios o trabajadores cualificados. No olvidemos que la educación es la base de todo”.

Algo en lo que sus padres, originarios de Puerto Rico, insistieron cuando emigraron a Nueva York con sus cinco hijos. “Ellos siempre decían que la mejor herencia que una familia pobre puede dejar a sus hijos es la educación y esto es lo que hicieron conmigo”, comenta Mildred que nació en Brooklyn y fue la primera en graduarse en su familia. “Gracias a mi educación he llegado a donde estoy hoy, por eso hay que conseguir que los jóvenes estudien”.

Su empeño no se queda ahí. Mildred García, que posee un doctorado en educación, forma parte de la Comisión para la Excelencia Educativa de los Hispanos del presidente Obama. “En este comité discutimos las necesidades educativas de los hispanos de este país, tanto en ayuda financiera, en investigación como en profesorado. Hay muchos retos por lograr pero queremos cambiar las cosas”. Carácter y determinación no le faltan para lograr lo que se proponga. EC

Compartir

Más artículos de interes