La música corre por sus venas

Pudiera decirse que la inclinación artística de Sonia proviene de sus padres, la actriz y productora Sonia de León y el cantante y guitarrista Reynaldo Sánchez. Sus hermanos también siguieron el camino artístico pero por distintas sendas. Su hermana, Carla de León, es una reconocida cantante de rancheras, y su hermano trabaja como productor de eventos latinos. Sonia también tiene un hijo de nueve años que toca el piano y el violín.

Desde los cinco años de edad Sonia empezó a estudiar piano, al tiempo que atendía la escuela. Luego continuó estudiando música en el College donde obtuvo el Bachelor Degree y en CAL State University donde recibió su Master Degree en Dirección de Orquesta. Su entrenamiento en el ámbito musical es amplio e incluye la guía de renombrados músicos a nivel nacional e internacional. Al preguntarle cómo se sentía cuando de niña debía compaginar la escuela con la música, nos dijo que a veces un poco diferente porque ella tenía algo más en su vida: “mi música”. “Pienso que estudiar música es muy importante para los niños porque tiene ese extra en la vida y cuando llegan sus años juveniles no van a ir a buscar drogas, ni pandillas, porque su vida está llena con algo muy importante”.

Incentivando a los niños latinos

Aunque Sonia ha dirigido como invitada varias orquestas y trabaja en otros importantes proyectos, a ella se le vincula más con la Orquesta Santa Cecilia, la cual ha venido dirigiendo durante 15 años. Allí, junto a los integrantes de esa fundación, lleva a cabo un programa dirigido a las escuelas. Anualmente visitan 16 escuelas donde casi un 100% de la población estudiantil es latina. Según las palabras de Sonia, este proyecto ha empezado a cobrar más importancia en su vida que la misma dirección de orquesta. Dicha labor lleva a los músicos de la orquesta a visitar las escuelas para introducir a los alumnos en la música y los instrumentos musicales, además de invitarlos -junto con sus padres- a asistir a un concierto gratuito donde escuchar temas de afamados autores internacionales. Su meta es incentivar el estudio del arte entre los latinos dándoles la oportunidad de acceder a él. Así cada año (de septiembre a junio) 200 niños reciben educación musical totalmente gratis.

Soñadora, emprendedora y decidida, Sonia recomienda a los latinos que sueñen en grande y que planifiquen sus sueños para que sepan cuáles son los pasos que deben dar para alcanzar la meta y lo más importantes es que “no permitan que nada los aparte del camino”.

Compartir

Más artículos de interes