De su vida escolar recuerda que siempre fue buena estudiante. “Siempre contamos con la ayuda de mi madre, que aunque no pudo asistir al colegio porque vivió durante la época de la depresión en Estados Unidos, se destacó por ser muy inteligente”. Tulipán Arco Iris, obra escrita por Pat cuenta la dificultades que vivió su mamá como estudiante de primer grado por ser de apariencia diferente a la de los demás niños.

Pat y la lectura

Desde muy pequeña Pat tuvo inclinación por la lectura, pero nunca pensó en ser escritora. “Pensé ser maestra o médico. Finalmente fui maestra en El Paso. Luego trabajé como administradora en la Universidad de Texas y directora del museo que se encuentra en esa universidad”. Durante esta etapa de su vida Pat tuvo tres hijos (2 niñas y un varón) a quienes siempre les leía cuentos, y por esa razón un día surgió su inquietud por escribir cuentos infantiles. Al principio no tuvo mucha suerte, por lo que se dedicó a escribir poesía para adultos, las cuales publicó Arte Público Press. Allí es cuando nuevamente se aventura a enviar sus cuentos, los cuales empezaron a recibir una mejor acogida. De ellos destaca “Tomás y la Señora de la Biblioteca”, el cual dedicó al escritor Tomás Rivera, otro inmigrante que llegó a ser el primer presidente latino de una Universidad en California.

Pat aconseja a quienes tienen deseos de escribir que lo hagan y a quienes además tienen el deseo de publicar sus escritos, que tengan paciencia y se preparen para el rechazo. Ella, aunque ha publicado -en inglés y español- ocho libros para adultos y más de 30 para jóvenes, de vez en cuando se enfrenta con el rechazo. “Eso es algo que todo escritor vive”.

Además de su producción literaria Pat es la fundadora del evento El Día de los Niños/ El Día de los Libros, cuya idea surgió en 1996 con la intención de que se difunda el gusto por la lectura entre los jóvenes. Este año esta celebración arriba a su onceavo aniversario, durante los cuales se ha ido fortaleciendo, al punto que ha sido acogida por la Asociación de Biblioteca de Estados Unidos y una empresa privada que escogió ocho lugares en diferentes estados para celebrarlo.

Pat recomienda a los jóvenes, hijos de inmigrantes, que no pierdan su lengua materna, porque será crucial en su futuro como profesionales, y a los padres les pide que se involucren más con la educación de sus hijos. Es importante trabajar y ganar dinero, pero también lo es trabajar en nuestros propios sueños y conservar nuestros valores latinos.

Compartir

Más artículos de interes