Tener un seguro médico antes de viajar o demostrar capacidad para conseguir un empleo pueden ser claves para conseguir una visa para emigrar a Estados Unidos

Por Taiyyeba Safri | Lincoln Stone

Aunque la mayoría de las investigaciones muestran que los inmigrantes usan los beneficios públicos en porcentajes más bajos que los ciudadanos estadounidenses nativos, la actual Administración está haciendo énfasis en las consecuencias negativas que eso podría tener para inmigrantes legales en Estados Unidos y para futuros candidatos a una visa.

Hablamos de beneficios como cupones de alimentos y Medicaid. Es decir, ser dependientes de los recursos del Gobierno en lugar de demostrar que son ciudadanos con trabajo, capacidad para generar dinero y poder mantenerse por sí mismos sin cupones de alimentos o el uso de los servicios sanitarios para gente de bajos recursos.

En enero de 2018 el Departamento de Estado publicó en su Manual de Asuntos Exteriores (FAM) la implementación de nuevas pautas que amplían la autoridad de un funcionario consular para utilizar los recursos financieros como motivo para denegar a los solicitantes de visas en los consulados de EEUU. Algunos informes muestran que las tasas de denegación de visas de inmigrantes por razones financieras han aumentado un 400%.

A la luz de lo que parecen ser mayores riesgos para los inmigrantes potenciales ubicados en el extranjero, algunas de las siguientes pautas pueden ser aplicables para el solicitante de visa que se está preparando para una entrevista en un consulado de los Estados Unidos:

• Incluya evidencia de los recursos financieros propios del solicitante de la visa, cualquier oferta de trabajo en EEUU y educación y habilidades que puedan correlacionarse con las perspectivas de empleo.

• Incluya una declaración jurada del patrocinador conjunto que describa su relación con el solicitante de la visa, y la intención y la capacidad de apoyar financieramente al solicitante.

• Pregunte si el patrocinador o algún miembro de su hogar recibió beneficios públicos probados según los recursos en los últimos tres años, qué tipo de asistencia recibieron y si sus circunstancias han cambiado desde entonces.

• Obtenga un seguro de salud para comenzar dentro de los 30 días a partir de la fecha en que ingresa a los Estados Unidos, especialmente si tiene alguna afección médica que requiera tratamiento. A pesar de que ese requisito específico bajo la proclamación presidencial está temporalmente suspendido, tener un seguro de salud ayuda con el análisis de la carga pública.

Taiyyeba Safri Skomra y Lincoln Stone son especialistas certificados en derecho de inmigración y nacionalidad, miembros del Colegio de Abogados del Estado de Californi, y socios legales en Stone Grzegorek & Gonzalez LLP. Para más información visite el portal www.sggimmigration.com. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes