El miércoles 1 de enero entró en efecto la Ley AB 4 que busca limitar el número de deportados en California

José F. Sánchez. Los Angeles | 3 de enero de 2014

Miles de personas indocumentadas podrán respirar un poco más tranquilas en California. Esto debido a que la Ley AB 4, mejor conocida como Trust Act o El Acta de la Confianza, entró en vigor el primer día del 2014.

El beneficio radica en que con esta nueva medida se espera que el número de deportados en California disminuya considerablemente en esta estado, ya que con la implementación en varios regiones del sistema de Comunidades Seguras en el 2009 los inmigrantes sin documentos fueron afectados severamente, esto a pesar de que en un gran número de casos los delitos por los que habían sido detenidos no significaran una amenaza pública o de seguridad nacional.

“Esta nueva ley protegerá a muchas personas porque en la mayoría de los delitos menores, incluyendo manejar sin licencia o vender comida sin un permiso, ni la policía ni el alguacil podrán detener a una persona por tiempo extra para su deportación”, comentó Jon Rodney, del California Immigrant Policy Center.

Rodney aseguró también que esta medida envía un fuerte mensaje a favor de las familias en contra de las deportaciones. “Esperamos que presione al Presidente (Obama) a tomar acción inmediata para limitar las deportaciones a nivel nacional y seguir el ejemplo de California”, dijo el vocero.

El Acta de la Confianza, firmada por el Gobernador Jerry Brown en octubre del 2013, llega como una bocanada de aire fresco a una comunidad aterrorizada por el tema de las deportaciones. También se pretende ponerle un alto a las injusticias ocasionadas en casos donde los infractores fueron detenidos por no tener una licencia de conducir o por ser simples vendedores ambulantes sin contar con un permiso correspondiente. Esto estaba causando crueldad extrema a muchas familias que fueron separadas injustamente.

“Muchas personas detenidas por delitos menores salieron de las sombras para contar sus experiencias, y gracias a la presión comunitaria se logró parar sus deportaciones”, señaló el experto, quien explicó también que detener a las personas por más tiempo del debido para entregarlos a inmigración estaba costando mucho dinero a los departamentos de policía locales y a los centros de detención. EC

Si usted o un ser querido se encuentra detenido/a injustamente en la cárcel local a petición del ICE, deje un mensaje al (415) 293-6356 o por email a: [email protected]

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes